Derechos Humanos tomará intervención en caso de huelguista de hambre

El caso de la huelguista de hambre Rafaela de Bareiro llegó a oídos de Diputados, que promete intervenir sin más demora para encontrar una solución a los reclamos de salud digna para todos en Nueva Colombia.

Sobrepasa a cualquier medida de fuerza normal y está adquiriendo ribetes peligrosos, más aun que está en juego la vida de una persona, señaló ayer el director de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, Jorge Santander, al anunciar la “inmediata” intervención del Congreso nacional en Nueva Colombia, donde la población está en rebeldía contra las autoridades desde hace 44 días, en reclamo a la atención digna de la salud pública local.

Como primera medida, la Comisión de Derechos Humanos solicitó a los manifestantes los antecedentes del caso, específicamente documentaciones o evidencias que puedan demostrar la naturaleza de la indignación ciudadana, y a partir de ahí establecer la medida adecuada para tratar de poner freno a la situación, que amenaza con degenerar en un conflicto aun más grave, por la radicalización de las partes.

La presidenta de la Comisión parlamentaria, Olga Ferreira de López, ha sido informada sobre el caso, y prometió hacer las investigaciones de rigor a partir del pasado domingo, pero ello no ocurrió.

Debido a esto, personas vinculadas con la medida de fuerza se comunicaron este miércoles con referentes de Derechos Humanos y lograron obtener promesas que esperan sean cumplidas lo más rápido posible, teniendo en cuenta que la salud de Rafaela González de Bareiro, quien se encuentra en huelga de hambre desde hace 44 días, se ha deteriorado peligrosamente.

En medio de la reacción popular, inédita en la historia del humilde pueblo cordillerano ubicado a 48 kilómetros de Asunción, llama la atención de propios y extraños la falta de dinámica de las autoridades municipales y sanitarias para conseguir una ambulancia a un costo relativamente económico.

A más de ello, tampoco muestran signos de preocupación -con respecto a la indignación popular- por la falta de doctores y medicamentos en el raquítico puesto de salud local.

Se comenta que el intendente municipal, Nelson López, ha adoptado una posición radical contra sus compueblanos, a quienes tilda de mentirosos y malos ciudadanos, mientras nada hace para satisfacer el reclamo generalizado de la gente, que ha decidido hacer causa común con la huelguista debido a las décadas de marginamiento y engaños en serie de parte de las sucesivas administraciones de gobierno comunal local, según afirmaron.

Este miércoles, los ciudadanos volvieron a salir a las calles, como lo vienen haciendo periódicamente, para protestar por el mal servicio de salud y reclamar respuestas del Estado ausente.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.