Denuncian al Gobierno por ignorar a indígenas amenazados de muerte

En la foto de Survival se observa territorio indígena listo para ser cercado por el ganadero brasileño ante la inacción del Gobierno paraguayo.

Los indígenas ayoreo-totobiegosode, cuyos familiares no contactados se esconden en las últimas parcelas de bosque que todavía quedan en el occidente de Paraguay, presencian con impotencia cómo empresas ganaderas invaden de forma ilegal su territorio y arrasan su bosque, dejándoles con pocas posibilidades de sobrevivencia, denunció la organización internacional Survival.

En medio de esta situación, el Gobierno de Paraguay ignora los reclamos que piden intervención, agrega.

Según Survival, imágenes satelitales muestran que las compañías Yaguareté Porâ S.A e Itapotî S.A. desafían la legislación nacional y el derecho internacional en una carrera por deforestar todo el bosque que sea posible.

“Al frente de Yaguareté se encuentra el terrateniente ganadero Marcelo Bastos Ferraz, quien a principios de este año rechazó una petición de los totobiegosode para que dejara de destruir su bosque, que es su hogar”, señala Survival.

Agrega que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos está investigando la difícil situación que afrontan los ayoreo, y mantuvo recientemente una reunión con los ministros del Gobierno para preguntarles por qué la petición territorial de los totobiegosode, presentada en el año 1993, todavía no ha sido resuelta.

“El occidente de Paraguay, hasta hace poco cubierto por un manto de bosque, registra ahora la mayor tasa de deforestación del mundo”, puntualiza.

Stephen Corry, director del movimiento global por los derechos de los pueblos indígenas y tribales, declaró que los ayoreo-totobiegosode no contactados se enfrentan a la catástrofe, a menos que su tierra sea protegida.

Los califica como una de las sociedades más vulnerables del planeta.

“Es vergonzoso que las autoridades paraguayas se limiten a dejar que estos terratenientes prosigan con la deforestación del bosque, a sabiendas de que se trata del último refugio de los totobiegosode. A menos que la opinión pública les fuerce a actuar, estos indígenas no tienen futuro por delante”, precisó Corry.

 

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.