Dedo acusador contra diputados de San Pedro alineados como velas para consumar “despojo” de tierra productiva

Como un “verdadero despojo” fue calificado por el directivo rural Dr. Pedro Galli Romañach la aprobación de la media sanción de la Cámara de Diputados a un proyecto de ley que expropia a favor del Indert un total de 1.500 hectáreas de tierras altamente productivas ubicadas en el distrito de Tacuatí, departamento de San Pedro.

Se trata de la Estancia Alegría, propiedad privada del Grupo Willersinn, preconizada por el empresario suizo Herber Willersinn, quien hace décadas hizo su apuesta por el Paraguay y se estableció en un lugar por entonces inhóspito, donde impulsó un proceso productivo que hoy día es ejemplo de desarrollo, con puestos de trabajo y bienestar social para decenas de paraguayos.

“Parecería que estamos en la Cuba de los Castro o la Venezuela de Maduro”, afirmó el Dr. Galli, directivo de la Asociación Rural del Paraguay y productor de San Pedro.

Añadió que “Alegría” genera recursos para la zona, paga impuestos y cumple las leyes ambientales, por lo cual considera “inicuo” que parlamentarios que dicen defender las leyes nacionales “nos estén demostrando con su actitud lo que no se debe hacer en un país que quiere gozar de la credibilidad del mundo”.

Señaló con el dedo acusador específicamente a los diputados Pastor Vera Bejarano, Pastor Soria, Freddy D’Ecclesiis, Andrés Rojas, Vicente Rodríguez, Mario López, Manuel Trinidad y Derlis Maidana, expresando que el proyecto en cuestión no ha respetado derechos constitucionales que respaldan la propiedad privada, el Estado de Derecho y la seguridad jurídica.

“Esperamos que el proyecto de despojo sea rechazado en Senadores. No podemos permitir que so pretexto de la mal llamada Reforma Agraria estas leyes sean escritas sobre el sudor de gente que con su esfuerzo busca el desarrollo de nuestro país”, recalcó el directivo rural.

Llama la atención de los cuestionadores del proyecto que uno de los principales impulsores sea el diputado Pastor Vera Bejarano, de quien afirman que fue beneficiado directo de los Willersinn y conoce en detalles la actividad legal del establecimiento, que incluye la construcción de viviendas y escuelas para el personal de estancia, así como otros beneficios que de alguna manera llegan al resto de la población.

La diputada Celeste Amarilla (PLRA) defendió con enjundiosos argumentos el proyecto de sus colegas, señalando estar cansada de diputados que consuman este tipo de abusos con el objetivo de cazar votos.

Al expresar su rechazo al proyecto de ley, objetó con duros términos a los parlamentarios que, lejos de erradicar vicios heredados del pasado, se dedican a perfeccionarlos en desmedro de la seguridad jurídica y la paz en la república.

Las tierras en cuestión serían destinadas supuestamente a familias vulnerables de San Pedro, pero según los datos se trataría de una repartija a cambio de lealtades político-partidarias en una zona con severos contrastes entre la producción altamente tecnificada, por un lado, y enfrente el azote de organizaciones ciudadanas señaladas de violentas e históricamente pendientes de las dádivas de los políticos, a través de diversas “fórmulas”, entre ellas proyectos de despojo de tierras productivas como el que enfrenta el Grupo Willersinn.

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.