Cruel “tortura” a pacientes con cáncer por vacación de médicos

La impotencia traducida en dolor silencioso de la madre de familia acompañada de su hija. Los médicos que debían atender a la menor se tomaron vacaciones y dejaron plantados a decenas de pacientes que debían recibir esencial tratamiento de radioterapia.

Pacientes con diverso grado y variedad de cáncer sufren privaciones, humillaciones y maltrato de parte de funcionarios del Hospital del Cáncer debido a la falta de médicos para los tratamientos de quimioterapia y radioterapia, esenciales en el tratamiento del mal, según denuncias presentadas a La Mira.

“Cuando no cumplimos las fechas y los horarios marcados nos tratan de lo peor, y en esos casos algunas veces nos fijan nuevas fechas de tratamiento, cuando se sabe que una postergación puede significar empeoramiento de la enfermedad y con ello la reducción de las posibilidades de recuperación”, expresó Victoria de Ruiz Díaz.

La madre de la menor Liz VRD narró las peripecias que debió soportar para recibir finalmente la mala noticia de que su hija no podrá ser asistida por la falta de médicos, quienes se tomaron vacaciones con autorización del director y del Ministerio de Salud.

“Somos familia muy humilde, y en cada viaje debemos pagar en total 8 pasajes. Tenemos que levantarnos de madrugada para poder llegar a tiempo y poder conseguir número (turno para la atención), con todo el sacrificio que eso significa”, relata la madre de familia.

Añade que, para peor, son recibidos con la noticia de que solo hay un médico que podrá atender a no más de 19 pacientes, que es la cantidad máxima permitida por el protocolo del hospital, ubicado sobre la ruta Capiatá-Areguá.

“De nada vale tratar de explicar que viajamos de lejos y que la paciente tiene prohibición médica de padecer nerviosismo, estado tensional o estrés físico, que es lo que le provoca el viajar apretujados en los colectivos de Areguá. Al final, nos cierran las puertas sin mayores explicaciones”, señaló Victoria.

Comentó que la situación constituye un acto de ineficiencia criminal del Ministerio de Salud Pública porque está en juego la vida de un paciente, en este caso una menor de edad, urgida de atención.

“Encima de todo, nos dicen que los pacientes del Hospital del Cáncer tienen prioridad para ser atendidos, evidenciando una odiosa discriminación hacia enfermos de otros hospitales, como en nuestro caso el Hospital Pediátrico Niños de Acosta Ñu”, recalcó la denunciante.

Alegó que “no acudimos al Hospital del Cáncer por voluntad propia sino porque en el Hospital Pediátrico no tienen servicio de radioterapia; entonces, necesariamente, tenemos que buscar un lugar donde ofrezcan ese tratamiento sin costo”.

De acuerdo a los datos, el mismo drama experimentado por la denunciante padecen diariamente decenas de pacientes provenientes de Asunción y de localidades del interior, en busca de la anhelada salud.

“Nos dijeron que a partir del 19 de enero volverá a atender el doctor Kishiro, pero según escuchamos también tiene exceso de pacientes, por lo cual pedimos a las autoridades del Ministerio de Salud que intervenga el Hospital y evitar así el sufrimiento de los enfermos, quienes ya vienen de sufrir una pesada carga física y emocional”, recalcó la señora de Ruiz Díaz.

La radioterapia, o terapia de radiación, se caracteriza por utilizar rayos X de alta potencia, partículas o semillas radiactivas para destruir las células cancerígenas.

La quimioterapia, por su lado, consiste en el uso de fármacos para destruir las células cancerosas. El daño a las células normales es inevitable y explica los efectos secundarios vinculados a esos medicamentos.

 

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.