Crisis humanitaria indígena “urgente y horrible”

 Marinalva Manoel, indígena guaraní de Brasil asesinada por defender sus tierras ocupadas por terratenientes ganaderos. Lejos de terminar, el genocidio, la esclavitud y el racismo golpean con fuerza a los nativos del mundo, denuncia Survival.

Si alguien todavía piensa que el ataque del mundo industrializado a los pueblos indígenas había finalizado, hay que recordar que los asesinatos, las masacres e incluso el genocidio todavía continúan, afirmó Stephen Corry, director de Survival International.

Denunció que las hoy día, las sociedades industrializadas someten a los pueblos indígenas y tribales a una violencia genocida, a la esclavitud y al racismo para poder arrebatarles sus tierras, recursos y mano de obra en nombre del progreso y de la civilización.

“Es una de las crisis humanitarias más urgentes y horribles de nuestro tiempo”, expresó, en el contexto del Día Mundial de los Derechos Humanos.

Survival, movimiento global por los derechos de los pueblos indígenas y tribales, advierte sobre la creciente crisis humanitaria que sufren los pueblos indígenas del mundo, destacando como referencia cinco casos de indígenas asesinados que luchaban por su tierra y sus derechos:

1) El pasado mes de noviembre una portavoz indígena guaraní de Brasil, Marinalva Manoel, fue brutalmente apuñalada y arrojada a la cuneta de una carretera. Marinalva luchaba por la restitución de las tierras guaraníes, que ahora ocupan en su mayor parte terratenientes ganaderos.

2) Cuatro líderes asháninkas, de Perú, fueron asesinados a punta de pistola el pasado mes de setiembre. Todos ellos eran conocidos por su trabajo contra la tala ilegal en la selva amazónica, que los convirtió en un blanco principal.

3) El activista jumma (nombre de la tribu) Timir Baran Chakma, de Bangladesh, murió el pasado mes de agosto tras haber sido torturado cuando se hallaba bajo custodia del ejército bengalí. Los jummas sufren una violenta represión por parte del ejército de este país. Recientemente se ha producido un alarmante aumento de la violencia sexual contra las mujeres jummas, que a menudo desemboca en su muerte.

4) Martinus Yohame, líder indígena pro-independencia de Papúa Occidental, desapareció el pasado mes de agosto. Su cuerpo sin vida apareció flotando dentro de un saco en el mar, atado y repleto de heridas de bala. Su asesinato se ha relacionado con la unidad especial del ejército indonesio Kopassus, con la que Estados Unidos renovó lazos militares en 2010 tras el veto de 12 años por sus graves abusos contra los derechos humanos.

5) Un grupo de indígenas aislados y extremadamente vulnerables estableció contacto con una comunidad sedentarizada junto a la frontera peruana, en la selva amazónica brasileña, el pasado mes de junio. Un equipo de intérpretes averiguó que habían huido de violentos ataques perpetrados por foráneos que masacraron a sus familiares ancianos y prendieron fuego a sus hogares. Los indígenas aislados son las sociedades más vulnerables del planeta.

Estos son únicamente unos pocos ejemplos dramáticos de personas indígenas que han sido asesinadas por luchar por sus tierras, expresa Survival.

Añade que en prácticamente todos los casos de homicidio y asesinato de indígenas, los culpables escapan a la justicia.

“Survival exige el fin de la impunidad, además de una mejor aplicación de la ley y la protección de los pueblos indígenas y tribales que están siendo perseguidos y amenazados en su lucha por su tierra y sus derechos”, puntualizó la organización internacional.

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.