Crecida presiona a ribereños a buscar la altura

Las aguas apuran en los bajos de Asunción, donde muchas familias se ven obligadas a buscar refugio en la altura. Un círculo que se repite sin variación cada año.

Las precipitaciones intensas registradas este miércoles, sumadas al nivel de crecida lenta pero sostenida que presenta el río Paraguay, obligan a muchas familias a buscar lugares más seguros y secos para resguardarse de las inclemencias del tiempo, que castigan con fuerza a las zonas vulnerables de los bañados, en los bajos de Asunción.

El Consejo Municipal de Emergencias y Desastres (Comueda) ha establecido sitios de emergencia conformados por viviendas de madera terciada o conglomerados con comodidades básicas, destinadas a acoger a los damnificados.

Sin embargo, llamativamente muchos inundados se niegan a abandonar sus viviendas anegadas con el argumento de que serán saqueadas por rapiñeros especializados en este tipo de eventos, que se aprovechan de la falta de control para apropiarse de lo ajeno.

Los lugares de reubicación provisorios están ubicados en plazas y otro tipo de espacio público.

El Gobierno, por su lado, mantiene en práctica una política de construcción de soluciones habitacionales en el entorno de la Gran Asunción, con el objetivo de dar respuesta al drama cíclico que enfrentan millares de familias apuradas por las inundaciones.

En este caso, también muchos afectados prefieren no aceptar la oferta de casa gratis, digna y segura, y en contrapartida optan por quedarse en sus lugares habituales de residencia con el argumento de que vivir en la ciudad les reditúa algunos beneficios que no podrán obtener lejos de Asunción, como trabajo y rebusques variados para la manutención familiar.

Comueda se refirió a este tipo de hechos señalando que se trata de una decisión personal o familiar a la cual el ente municipal no se puede oponer.

No obstante, recomienda tener presente la posibilidad de cambiar la calidad de vida con una solución habitacional digna, alejada de la práctica lamentable de sobrellevar los rigores de la inundación en penosas circunstancias.

En Asunción, el río Paraguay llegó este miércoles a 5 metros de altura, 50 centímetros por encima de la alerta amarilla que se emite en casos de crecida.

Hasta el momento, un total de 1.478 familias se encuentra abrigado en los puestos o albergues habilitados por la Municipalidad, y se aguarda la llegada de nuevos contingentes apurados por el anegamiento de más zonas ribereñas, especialmente procedentes de los bañados.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.