Con apenas 2% del presupuesto del MAG, imprimen dinámica a estratégica actividad piscícola nacional

El VMG le da una dinámica importante a la actividad piscícola nacional, a pesar del muy escaso presupuesto que recibe y del compromiso importante de sacar de la pobreza a miles de familiares vulnerables del interior.

El Vicemisterio de Ganadería (VMG) hace tiempo pone en marcha un proyecto alimentario y de renta que busca esencialmente incentivar la producción en zonas vulnerables, y de esa manera ayudar a las familias de escasos recursos a satisfacer, en primer lugar, sus necesidades alimentarias, y al mismo tiempo generar recursos para enfrentar la pobreza, como parte del eje de acción institucional administrado por el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

En ese sentido, el Programa Nacional de Desarrollo de la Acuicultura llega a diversos rincones del país, especialmente aquellos que cuentan con reservas hídricas, donde se procede a la construcción de estanques para acoger a alevines de tilapia y pacú, especialmente, que son las especies de mejor adaptación al clima y la temperatura del agua.

Recientemente, una delegación de técnicos del VMG se trasladó hasta la colonia Tembiaporá, distrito del departamento de Caaguazú, para oficializar un programa de construcción de estanques y capacitación de productores.

En el marco de la iniciativa comunal del lugar que apunta a la diversificación de la producción, el intendente municipal de Tembiaporá, Sotero Cáceres, comprometió los recursos institucionales para la construcción de 25 estanques para peces, con un promedio de 300 metros cuadrados.

Previamente, los técnicos del Programa de Acuicultura del VMG deberán establecer los sitios donde se deberán construir los estanques, y al mismo tiempo establecer un plan de concienciación y capacitación en producción y comercialización.

“Creemos que se trata de una iniciativa muy importante para la gente, que tiene de esta manera la brillante oportunidad de generar sus propios recursos con la ayuda del gobierno”, afirmó la doctora Susana Barúa, directora del Programa Nacional de Acuicultura.

Destacó el espíritu de trabajo que reina dentro del Programa para poner en marcha el eje de acción institucional, a pesar del escaso presupuesto, que apenas llega al 2 por ciento de los recursos millonarios que maneja el MAG.

Se trata de una asimetría arrastrada desde hace décadas, que posterga indefinidamente una dependencia estratégica y fundamental para el desarrollo rural, como es la ganadería.

Sucesivos ministros del MAG han sido debidamente alertados sobre esta injusticia presupuestaria, pero todos ellos, incluso el actual, Juan Carlos Baruja, han pasado por alto el reclamo de las autoridades del VMG, los productores y miles de familias rurales de escasos recursos, que no entienden cómo es que la institución de referencia de la ganadería paraguaya funcione y logre resultados con un presupuesto miserable.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.