Ciudadanos sufren el estrés del tráfico caótico

El tránsito capitalino se ha convertido en un caos, especialmente en las horas punta, sin solución a la vista.

Asunción enfrenta las secuelas de la falta de vías alternativas para el traslado diario al centro de la capital de miles de ciudadanos que deben acudir a algunas de las decenas de oficinas públicas o privadas ubicadas en su mayoría en el sector antiguo de la ciudad.

El problema se observa principalmente en las primeras horas de la mañana, pero la situación se arrastra con variada intensidad a toda hora del día.

Una de las avenidas de acceso que técnicamente está colapsada es Aviadores del Chaco (Autopista), que comunica con el aeropuerto internacional Silvio Pettirossi e innumerables oficinas administrativas aeroportuarias ubicadas en la jurisdicción de Luque.

En un par de meses supuestamente estaría habilitado un tramo de doble vía que une a Luque con la avenida Artigas, pero mientras ello ocurre la carga de tráfico se vuelca exclusivamente sobre Aviadores del Chaco.

El tiempo promedio de traslado de 13 kilómetros de Luque a Asunción es siempre superior a 1 hora, y en las chatarras de las líneas 28 y 30 se llega en 1 hora y media.

Pasajeros colgados de las estriberas y colas de vehículos que alcanzan un par de kilómetros configuran el panorama de un sistema de tránsito caótico y a bocinazos donde ni siquiera hay paso rápido posible para ambulancias, bomberos o patrulleras de la policía.

De esta forma, en los días semana, principalmente, se puede observar a pleno la inoperancia y desidia de las sucesivas administraciones municipales de la capital, que no han tenido la inteligencia oportuna para prever este tipo de abusos contra el derecho del ciudadano de circular sin contratiempos.

La gestión del actual intendente, Arnaldo Samaniego, también es objeto de críticas por no realizar intervenciones de fondo para solucionar el problema del tráfico asunceno, que somete innecesariamente a la gente a un estado de estrés permanente que seguramente precipitará en algún momento ciudadanos con diversos tipos de patología nerviosa o digestiva.

En este pandemónium diario, la Policía Municipal (PMT) puede aportar mucho con sus 400 agentes distribuidos en puntos clave, pero ellos prefieren dedicarse a “pescar” por incautos para coimear a placer, en una práctica tradicional que no molesta a las autoridades superiores.

 

 

 

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.