Chivo expiatorio ideal para recomendado de Kalé

El principal testigo de la causa disfruta en la lejana Grecia acompañado de su esposa fiscala, amiga de Kalé.

El Tribunal de Sentencia presidido por el magistrado Wilfrido Peralta ordenó que sea ejecutada la garantía presentada por una persona condenada en un caso de supuesta lesión de confianza y que se encuentra en situación de rebeldía precisamente por no confiar en la Justicia.

A abogados del foro no les pasó desapercibido el hecho, que según afirman procede desde el punto vista legal, pero no se conoce de casos en que se ha dispuesto una medida similar en la instancia descrita.

“Es cierto, se puede tomar esa determinación, pero no existe antecedente”, observó un profesional del Derecho consultado por La Mira.

“Con esta medida se está demostrando claramente que existe persecución abierta contra nuestra cliente”, expresó por su parte el abogado Hernán Liseras, quien ejerce la representación legal de María Estela Páez Báez junto con el abogado Leonardo González.

Se trata del caso de lesión de confianza, estafa y producción de documentos no auténticos en la Fundación Prevención de la Ceguera “Santa Lucía” (Fupcesa).

El magistrado Peralta, y los miembros del Tribunal, Sandra Farías y Carlos Hermosilla, ordenaron que se ejecute la garantía dispuesta por Páez Báez, consistente en una propiedad ubicada en el distrito de Luque.

Según los abogados defensores, este hecho es solo una de las tantas irregularidades que contaminan el proceso de principio a fin.

“Se nota a simple vista el objetivo de la fiscala y jueces de encontrar un chivo expiatorio ideal en vistas a que el principal responsable fue absuelto de culpa y pena a pesar de ser el testigo principal y, por tanto, directamente vinculado al hecho investigado”, observó Liseras, en referencia al ex director administrativo de Fupcesa, Dr. Richard Fabián González Decoud.

De acuerdo a datos facilitados a La Mira, González Decoud es esposo de la fiscala Casse Evelyn Giménez, colega de la fiscala de la causa Teresa Sosa, y señalada como integrante del equipo que impulsó la reelección de Juan Carlos Galaverna como senador de la nación.

“Resulta evidente la existencia de un posible vínculo entre ambas fiscalas, ante lo cual estaríamos en un caso de tráfico de influencia, que no es extraño cuando se trata del entorno de Kalé”, manifestó un abogado.

María Estela Páez Báez, ex directora ejecutiva, se ha declarado en rebeldía porque no confía en la Justicia.

A través de sus representantes legales ha pedido una atención especial de la Corte, del fiscal general del Estado y del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados para procesar a los jueces que firmaron la sentencia en su contra en medio de sonoras irregularidades procesales que, según afirma, han sido denunciadas en tiempo y forma pero no fueron tenidas en cuenta por sus “cancerberos”.

“Desde el primer momento se avizoró que lo único que querían era mi cabeza”, expresó, tras relatar los reveses sufridos unos tras otros de parte de la fiscala Sosa ante los pedidos de análisis y constatación de evidencias.

“Somos conscientes de que se trata de una situación gravísima para la Justicia, pero no hay garantía porque falta el debido proceso”, expresaron los abogados de la defensa.

La ex directora ejecutiva fue la que presentó la denuncia de irregularidades en el manejo de recursos, que recaían en la persona del director administrativo.

El Dr. Richard Fabián González Decoud era la persona encargada del manejo financiero de la fundación y, por lo tanto, el responsable principal de los hechos investigados, pero ha sido insólitamente sobreseído del proceso.

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.