Cartes asegura continuismo, a pesar de una disidencia fortalecida

La victoria de Alliana le permite a Cartes continuar con su programa de gobierno, a pesar de que cuenta con cifras reales del potencial de disidencia, que puede pesar en futuras compulsas electivas y comprometer al oficialismo.

La importante diferencia obtenida por el candidato oficialista a titular de la Junta de Gobierno en las internas del domingo, permiten al presidente Cartes continuar con su gestión gubernativa, ahora con una visión más clara sobre el potencial de la disidencia, que constituye una cifra importante para futuras compulsas electorales.

Estas elecciones se han constituido, de hecho, en el termómetro apropiado para medir el grado de preferencias en un clima enrarecido por amenazas previas de conflicto mayúsculo en caso de que el “caballo del comisario” saliera con la derrota en manos.

Esto no ha ocurrido, y ahora Cartes tiene de nuevo las luces prendidas para continuar con su plan de gobierno, que hasta el momento ha cosechado más críticas que alabanzas.

Aunque no está todo dicho.

El sector disidente orquestado por Kalé Galaverna, que mandó al ruedo a Marito Abdo Benítez, admitió la derrota, pero abrió otro frente de polémica al señalar que el alto porcentaje de votantes de la Lista 4 significará un “as bajo la manga” que le permitirá oficiar de definidor, tal como lo hizo el oviedismo en el Congreso.

Esto podría visualizarse con mejor visión en las próximas elecciones generales municipales de noviembre, donde estarán en juego los cargos comunales y, principalmente, el futuro inmediato del Partido Colorado, de cara al 2018, donde la ANR amenaza con bajar de nuevo a la llanura en caso de presentarse dividido en dos, como ocurre ahora.

Un detalle no menor, a tener en cuenta, es que el presidente Cartes está en la mira por algunos casos que, según la oposición natural y la interna, ameritan el juicio político, entre ellos la inseguridad.

La muerte de cinco policías en manos del EPP, hace un par de semanas, movió el avispero político y no faltaron referentes de peso que propusieron enjuiciar al Presidente de la República por la falta de respuesta de la Fuerza de Tarea de Conjunta al teorema llamado EPP, a pesar de los millones de dólares en salarios, más tecnología, equipos y logística de primer mundo destinados a los soldados de elite establecidos en el Norte.

Cartes debe lidiar también, en lo que resta de su mandato, con problemas serios en el ámbito social, con pobres esparcidos por todos lados, sin esperanza de conseguir trabajo digno, y enriqueciendo con ello los cinturones de pobreza, sin contar con la educación y salud, que están en niveles bajísimos de cobertura.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.