Campesinos depredadores serán desalojados de territorio aché

Los aché son expulsados por falsos campesinos que reivindican la necesidad de tierra con el solo objetivo de depredar los bosques para obtener madera y recaudar millones a costa de las necesidades de los propietarios ancestrales del lugar. (Crédito: Última Hora).

El fiscal de Curuguaty, Vicente Rodríguez, informó que el Ministerio Público está realizando un trabajo coordinado con diversos organismos como la Policía Nacional, el Ministerio de Salud Pública, el Instituto Nacional del Indígena (INDI) y la Codeni, para recuperar la finca 470 perteneciente a la comunidad indígena aché.

La propiedad fue invadida por campesinos, que se niegan a abandonarla con el argumento de que se trata de un patrimonio público y ellos no tienen tierra para dedicarse supuestamente a la agricultura.

El operativo está marcado para este miércoles, pero hasta el momento no se han reportado novedades del lugar de intervención, ubicado en la zona de la localidad de Yvy Pytá, departamento de Canindeyú.

La denuncia presentada por los nativos señala que cerca de 300 campesinos estarían en la propiedad en cuestión, donde residen desde hace décadas los indígenas aché.

De acuerdo a los datos, el propósito de los campesinos es conflictuar la posesión con el único objetivo de ganar tiempo para extraer la mayor cantidad posible de árboles, especialmente los de mayor demanda, que son vendidos de forma abierta a madereros de la zona.

En ese sentido, vecinos de la zona en conflicto resaltaron la ausencia de la Secretaría del Ambiente para frenar la depredación boscosa, que según afirman se realiza a la luz del día, con campesinos que ofician de guardias armados y evitan la entrada de extraños en las tierras invadidas.

En base a informes del expediente y los antecedentes del caso, el fiscal Rodríguez expresó que los invasores, cerca de 30 familias, ingresaron al inmueble poco antes de mediados de agosto del año pasado.

Los mismos se habrían afincado en una zona boscosa de cerca de 80 hectáreas y procedieron a realizar plantaciones para el consumo familiar.

Destacó que en el sitio fueron observadas plantaciones de marihuana, según la denuncia.

Rodríguez pidió al jefe de policía del XIII Departamento de Canindeyú una dotación de 600 agentes armados para la realización del desalojo, a fin de proceder a la detención de los invasores que se encuentran dentro del inmueble, individualizado como propiedad de la comunidad indígena aché.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.