Calor implacable sofoca a asuncenos con 42 grados

Balneario Itacuá, lugar paradisíaco donde los visitantes encuentran el fresco relajo que no tienen en la capital, donde la temperatura subió este lunes a 42 grados, generando sofocones multiplicados. (Foto: Grisell Alvarenga).

El verano paraguayo se hace presente con su tradición estivalera que este lunes forzó el incremento del mercurio marcador de temperatura para ubicarla en torno a los 42 grados centígrados a la sombra.

La canícula, que en algunos puntos de la ciudad llegó a una sensación térmica de 44 grados, obligó al uso masivo de aparatos enfriadores y climatizadores, en medio de una crisis de energía eléctrica provocada por el deficiente servicio de la ANDE.

“Realmente, esto ha pasado la raya”, dice preocupado un empleado de tienda de electrodomésticos en el microcentro de la capital paraguaya, mientras seca la exudación de su rostro provocado por el intenso calor proveniente de las afueras del local comercial, apenas contrarrestado por el climatizador.

Las plazas de la ciudad se llenaron de gente de los apartamentos cercanos que “corrían” del calor y no contaban con acondicionadores de aire.

“Acá también hace mucho calor, pero al menos podemos respirar con la tenue brisa proveniente del Norte”, expresa Ida Mernes, estudiante de Derecho, mientras sorbe apasionada un refrescante tereré, infusión tradicional del Paraguay.

Las personas que están de vacaciones aprovecharon la pausa laboral para rebuscarse por ríos y arroyos.

De acuerdo a los datos, la playa de Villa Florida estuvo a pleno, especialmente de personas que aprovechaban la sombra del largo puente para privarse de los quemantes rayos del sol.

Los arroyos de la Cordillera también presentaban visitantes de todas las edades, que disfrutaron de las aguas frescas y cristalinas ofrecidas por cursos de agua que circulan entre piedras, bajo robusto follaje que se encarga de reducir al mínimo la temperatura hídrica.

Como se ha vuelto tradicional en los últimos años, la playa San José, de Encarnación, fue el centro del “ruido” de verano, con bañistas procedentes de distintas direcciones e incluso turistas de la vecina República Argentina.

Un tema siempre pendiente es la falta de personal de seguridad pública en las playas del país, a más de asistentes en salud y servicios básicos elementales para los veraneantes, quienes en la eventualidad deben rebuscarse por sus propios medios ante la ausencia del Estado.

La Dirección de Meteorología, dependiente de la Dinac, pronostica para este martes 13 tiempo caluroso, parcialmente nublado y vientos del norte.

A partir del miércoles, hasta el sábado 17 inclusive, marca chaparrones por la tarde, con temperaturas máximas que se mantendrán en torno a los 35 grados centígrados y mínimas de 24 grados centígrados.

El Ministerio de Salud recomienda tomarse las debidas precauciones para evitar molestias e imponderables generados por el calor, como irritaciones, dolores de cabeza, mareos e incluso afecciones cardíacas, especialmente para personas aquejadas de hipertensión.

 

 

 

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.