Califican al penal de Tacumbú como un enorme ataúd

La seguridad no está garantizada en la prisión más grande del Paraguay, afirman indignados, que señalan la enorme precariedad del centro penitenciario y la falta de voluntad política para acabar con el peligro que acecha en cada rincón de la vetusta construcción. 

La sociedad paraguaya ha salido a criticar el siniestro registrado en la penitenciaría nacional de Tacumbú y comparó a este centro de castigo y rehabilitación de presos con un inmenso ataúd, debido a las precarias condiciones de seguridad en que se manejan casi 4.000 hombres privados de libertad.

“Desde que nací ocurre este tipo de hechos”, expresa en su sitio social Alejandro David Acosta.

Explica que “ahora estoy llegando a los cuarenta y no pasa un solo año sin que se desencadene algún tipo de evento relacionado con la inseguridad”.

Al abordar el tema de seguridad, cuestiona la inoperancia de sucesivas autoridades nacionales y penitenciarias.

“Reciben millones de recursos internos y de organismos internacionales celosos de la vida y preocupados por la reinserción social de los presos, pero aquí se interpreta la situación de otra manera”, remarca el indignado, tras señalar que lo ocurrido el viernes es simplemente la continuidad de sucesivos casos de negligencia.

Mario Aníbal Cardozo señala en su sitio social que la muerte de los reclusos enluta no solo a sus familiares sino a la sociedad, “porque debemos tener en cuenta que cualquiera de nosotros, por algún motivo involuntario o accidental, podríamos estar en ese lugar, donde sabemos que no existe ningún tipo de garantía de vida”.

“Se veía venir”, opina por su parte Carlos David López.

Recuerda que todos los inviernos ocurren accidentes similares, no solo en la cárcel de Tacumbú sino en otros lugares de reclusión del país, a causa del uso inadecuado de braceros, calentadores y otro tipo de artefactos utilizados para calmar el frío.

Sin embargo, “está demostrado que no existen reglas en la cárcel, porque llegado el momento vuelve a ocurrir este tipo de hechos”.

Celso Sanabria sostiene que el cualquier país serio, ante circunstancias eventualmente similares, cuando el incendio hubiera sido apagado, las autoridades responsables hubieran sido separadas del cargo para enfrentar cargos vinculados a los hechos.

“Aquí, seguramente no va pasar nada, y en poco o mediano tiempo volveremos a escuchar alarmas provenientes de Tacumbú, para que todo continúe como siempre”, disparó el indignado.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.