Califican a la economía bolivariana como un “desastre insostenible”

Consumidores indignados hacen fila para conseguir alimentos, mientras la Policía trata de evitar desbordes ante la crítica escasez y la inflación estratosférica. La economía bolivariana está en terapia intensiva, alerta un experto.

El gobierno del presidente Nicolás Maduro en Venezuela no tiene salida económica en el marco del régimen político vigente, plagado de descontento social, inflación que guarismos que superan cualquier disparo internacional y desastre ciudadano, ante lo cual el único camino en puertas es el cambio político e institucional para tratar de mejorar el país signado por la violencia y la miseria en todos los órdenes, afirmó el periodista José Manuel Restrepo en su columna del diario El Espectador, de Caracas.

“En un caso como este, y por lo que se alcanza a percibir, la única salida es un cambio en el régimen de turno, que supone ajustes en lo legislativo, en el ejecutivo y en materia judicial. Cualquier cambio en lo económico, sin subsanar lo anterior, no dejará de ser un maquillaje inútil o inapropiado”, opina el experto en temas políticos.

Califica a la economía venezolana actual como “un desastre insostenible”.

Explica que, de un lado, se vive un sector empresarial o productivo que, además de haber perdido confianza en las instituciones, está empobrecido, desaparecido o tan deteriorado, que reduce dramáticamente la producción, los ingresos y la productividad.

El retroceso puede llegar a ser superior al -5% de caída en el PIB en 2017, y para algunas cifras extraoficiales fue de más del -20% en 2016, cifra esta última que sólo sería superada en la historia por países ahora protagonistas negativos del mundo político como Siria o Libia.

Del otro lado de la moneda, la demanda agregada puede estar peor.

El deterioro en la capacidad adquisitiva, por una inflación que para conocedores supera el 800%, así como el pésimo manejo de la política monetaria, reflejado, entre otras, en la forma como se hizo transición de los billetes, hacen imposible que lo poco que queda de sector empresarial tenga una demanda siquiera mínima.

Súmele a lo anterior que se adopta la “genial” idea de subir los salarios mínimos en un año más del 400%, mientras que los precios del productor se sostienen por decreto, en una decisión cuasi-infantil de control de precios y construcción de mayor escasez para seguir al final elevándolos en los mercados negros.

Como corolario de lo anterior, se motiva la generación de desempleo y con ello menos ingresos para activar la demanda de bienes y servicios en la economía. Una vez más, otra política para desacelerar aún más el PIB, declara el periodista.

Señala que cuando hay escasez siguen subiendo los precios y la inflación descontrolada no tiene cómo pararse ni cómo pagarse. “Sin embargo, como lo demuestran nuestras propias cifras de comercio exterior de varios años, serán cada vez menos los sensatos empresarios que estén dispuestos a exportar a Venezuela si no reciben las divisas, si se ven abocados a intervenciones ficticias o amañadas de la tasa de cambio, o si tienen que acudir a la corrupción para recoger parte de las divisas que generan”, recalca.

Sostiene que Venezuela está en llamas económicas, y que el  modelo económico que ha venido desarrollando Maduro es adicionalmente poco transparente, anima la corrupción y el contrabando, y no es creíble.

Será únicamente el poder militar (porque ni siquiera el populismo tendrá suficiente combustible de recursos fiscales para hacerlo con un déficit superior al -20% del PIB) el que sostenga un modelo económico catastrófico, alerta Restrepo.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.