Buses chatarra serían arteramente maquillados para pasar la ITV

Un colectivo interurbano que ocasionó un accidente y provocó 8 muertos pasó el control técnico vehicular, aunque se desconoce si presentó cubiertas nuevas en el momento de la inspección o, como se sospecha, fue maquillado al solo efecto de sortear el control. (Foto: Diario ABC Color).

Muchos, tal vez centenares, de colectivos del transporte público nacional e incluso internacional no contarían con las garantías de seguridad necesarias para circular por las rutas debido a que estarían finamente maquillados al solo efecto de sortear la rigidez técnica de la Inspección Técnica Vehicular (ITV), obligatoria para todos los vehículos del Paraguay.

De acuerdo a informes suministrados en base a evidencias corroboradas en lugares donde se registraron accidentes, las cubiertas de una determinada cantidad de buses son nuevas hasta pasar la inspección, tras lo cual son cambiadas por otras desgastadas.

De esta manera, los empresarios del transporte ahorran millones de guaraníes en la compra de esta pieza vital, sumando caudales en desmedro de la garantía y seguridad de los pasajeros.

Algo parecido ocurría hasta el Gobierno anterior –ahora no se sabe- con centros de salud u hospitales que para el día de su inauguración lucían flamantes equipos e instrumental, para que después del fugaz paso de las autoridades que cortaban la cinta tricolor y se servían el refrigerio el local quede vacío, porque se debía devolver la infraestructura prestada de centros sanitarios con mejor suerte.

La solución para la supuesta maniobra de los empresarios transportistas sería colocar agentes fiscalizadores del Gobierno en puntos clave de las rutas, pero la realidad lo torna difícil.

En primer lugar, la instancia encargada de este tipo de actividad es la Dirección Nacional del Transporte (Dinatrán), que según los datos cuenta con solo 50 inspectores para cubrir al menos los 5.400 kilómetros de rutas asfaltadas, de los 32.216 kilómetros que tiene la red vial nacional.

Otro problema son los agentes coimeros, que permiten la circulación de vehículos con cualquier tipo de problema de forma impune, provocando riesgos criminales a los pasajeros e incluso a terceras personas.

El otorgamiento del permiso de circulación o habilitación de las empresas encargadas de la ITV es directamente vinculante, teniendo en cuenta que –según evidencias difundidas por medios periodísticos- muchos colectivos trasponen olímpicamente las barreras de control técnico, a pesar de contar con fallas o defectos técnicos e incluso físicos, como los presentados por las carrocerías chatarra importadas de Brasil que hubieran sido declaradas en origen como material de desecho y destinadas a industrias de reciclado.

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.