Brasil y EE.UU. hace años ofrecen ayuda contra EPP

Los familiares de los secuestrados depositan su esperanza en Alvaro Dias (foto) para el rescate exitoso, ante la falta de respuesta de los organismos de seguridad paraguayos.

Luego de ganar estado público el ofrecimiento del Gobierno brasileño de brindar asistencia para el rescate exitoso de Arlan Fick, observadores locales coincidieron en que se trata de una antigua y siempre postergada salida negada por Paraguay.

“Los temas de patriotismo y el no involucramiento en los asuntos internos de un país no tienen mayor relevancia en este tipo de casos, donde la vida de una persona está en peligro, y cuando las autoridades locales no tienen respuesta a la cuestión”, indicó un militar retirado abordado por La Mira.

Recordó que, de hecho, ni bien tomaron trascendencia los secuestros y crímenes del ilegal Ejército del Pueblo Paraguayo, los gobiernos de Brasil y de Estados Unidos ofrecieron asistencia, sin recibir respuesta.

“Nosotros podemos solos, tenemos inteligencia y soldados profesionales, equipos y logística adecuadas para rescatarlos sanos y salvos”, se escuchó decir en su momento a un alto oficial de las Fuerzas de Tarea Conjuntas, la agrupación militar-policial de élite encargada de encontrar solución al complejo teorema de seguridad.

La situación ha llegado al punto límite de amenaza directa contra la vida de los dos secuestrados, especialmente la del policía Edelio Morínigo, divulgado por el mismo EPP, cuando surge ahora la posibilidad abierta de negociaciones exitosas a través de un negociador brasileño.

Se trata del senador Alvaro Dias, quien se reunió este martes con el padre de Arlan en el hotel Bourbon de Luque, en los alrededores de Asunción, en medio de severas medidas de seguridad y sin que trascendieran detalles.

El ofrecimiento brasileño será elevado este miércoles a consideración del Gobierno paraguayo, que no tiene opciones a la vista para involucrar al Ministerio de Justicia del vecino país en el rescate de los secuestrados, más aun cuando corren los plazos y crece la expectativa de familiares y la ciudadanía paraguaya en general por el desenlace del caso.

Arlan Fick, de 17 años, fue secuestrado el pasado 2 de abril de su vivienda familiar de Paso Tuyá, Departamento de Concepción, y el suboficial Morínigo cayó cautivo el 5 de julio.

Ambos están vivos, asegura el Gobierno tras analizar las pruebas de vida dadas a conocer por el EPP, que reivindica ser una agrupación política-militar de raíz popular.

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.