“Blanco nunca debió ocupar el cargo de ministro”

Dr. Sindulfo Blanco. «Mintió para ser ministro», afirma gremio de abogados tras afirmar que el magistrado liberal nunca debió haber ocupado el cargo que ostenta.

El ministro de la Corte Sindulfo Blanco es considerado uno de los más fervientes, antiguos e impunes violadores de la ley, según un escrito de denuncia de la Coordinadora de Abogados del Paraguay, que tras referir representación de ciudadanos, electores y contribuyentes solicitó en mayo del 2012 al Congreso Nacional que someta a juicio político a siete de los nueve integrantes del Pleno acusados de prevaricato, mal desempeño, tráfico de influencia y otros delitos.

Los ministros denunciados fueron, a más del señalado Blanco, los doctores César Garay, Antonio Fretes, Miguel Oscar Bajac, Víctor Manuel Núñez, José Torres Kirmser y Alicia Pucheta de Correa.

Recuerda que el mal desempeño perjudica al servicio público, deshonra al país e impide el ejercicio de los derechos y garantías de la Constitución.

Con respecto al prevaricato, sostiene que comete el juez que, teniendo a su cargo algún asunto jurídico, lo resolviera violando el Derecho, para favorecer a perjudicar a una de las partes.

Al citar el mal desempeño del ministro Blanco, el gremio de abogados dice que utilizó el engaño para acceder al cargo, con actitud maliciosa.

El ministro Sindulfo Blanco, en su calidad de candidato a integrar la Corte Suprema de Justicia, concurrió a la audiencia pública celebrada en fecha 12 de marzo de 2004 por la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado.

En esa ocasión se le preguntó, entre otras cosas, si sostenía la tesis de sus antecesores en la Corte, en el sentido de que el Ministro de la Corte Suprema gana inamovilidad inmediata, con el primer nombramiento, o está sometido a la regla general dada para todos los magistrados judiciales por el artículo 252 de la Constitución Nacional. 

Blanco manifestó: “Yo casi puedo decir que no tengo que preocuparme porque no alcanzaría siquiera para hacer el vitaliciado, dada mi edad; el vitaliciado es lo que siempre la ciudadanía ha repudiado, cuando se lucha contra la dictadura”.

Sin embargo, cumplido el período constitucional de 5 años, el ministro reveló su verdadera intención: la de quedarse en el cargo hasta la edad de 75 años; y a tal efecto presentó ante la Corte Suprema de Justicia, órgano que él integra, una acción inexistente en nuestro Derecho positivo, al que le ha dado en llamar “Acción declarativa de certeza constitucional”. 

“Con dicho acto contravino su propia manifestación, prestada de modo formal y solemne ante la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado”, recalca la acusación.

Aclara que en virtud de un Acuerdo y Sentencia dictado con toda ilegalidad y totalmente al margen de la competencia dada por el artículo 260 de la Constitución Nacional a la Sala Constitucional de la Corte, el ministro Blanco permanece en su cargo hasta la fecha en forma ilegal.

Con relación a la acusación de pérdida de honorabilidad y de dignidad, la Coordinadora acusa a Blanco de reconocer públicamente que ha utilizado la mentira para hacerse nombrar ministro de la Corte Suprema de Justicia.

“En efecto, es de público conocimiento que ha confesado en el marco de una entrevista radial realizada por el periodista Guillermo Domaniczky, de Radio Cardinal AM de esta ciudad, que se valió de mentiras para ganarse la confianza de la Honorable Cámara de Senadores”, precisa la acusación.

 

 

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.