Asentamientos campesinos sobreviven en la miseria

Los campesinos marchan por las calles de Asunción rumbo a instituciones del Estado a las que repudian su inoperancia para sacar del atraso, la pobreza y la miseria a miles de familias.

La mayoría de los asentamientos campesinos no tienen agua potable, caminos, puestos de salud y escuelas. Algunos ni siquiera tienen comida y sobreviven rodeados de miseria, ante la cruel ausencia del Estado, denunciaron este miércoles dirigentes sociales.

“El Estado destina presupuesto para policías y militares, pero no para médicos y enfermeras; hay presupuesto para patrulleras, pero no para medicamentos ni ambulancias. Hay recursos y voluntad política para todos, menos para el sector más empobrecido y miserable del Paraguay”, señaló Arsenio Vázquez, líder del asentamiento Felipe Osorio, del departamento de San Pedro.

Vázquez, acompañado de otros dirigentes sociales, al frente de unas 800 personas que conforman la representación de cinco asentamientos de la Federación Nacional Campesina, realizan este miércoles diversas manifestaciones de protesta frente a entes públicos vinculantes para denunciar el abandono del Estado a millares de familias empobrecidas del interior.

También participa la Organización de Lucha por la Tierra, en solidaridad con los campesinos.

Reclaman la renuncia de las autoridades del Gobierno de Cartes quienes, en los papeles, son responsables de la atención a los asentamientos, pero en la práctica nada hacen para cumplir con su deber, denunciaron.

Los manifestaron se reunieron frente al Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), Servicio Nacional de Saneamiento Ambiental (Senasa) e Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert).

Marchan hoy, denunciando el abandono del Estado, delegados y delegadas de los asentamientos Felipe Osorio (San Pedro), Arsenio Vázquez y Mariano Díaz (Caaguazú), Huber Duré (Canindeyú) y 11 de Mayo (Caazapá).

Los asentamientos presentes, de los departamentos de San Pedro, Caaguazú, Canindeyú y Caazapá, fueron conquistados por la FNC en el marco de la lucha por la tierra, y llevan los nombres de luchadores campesinos de la organización asesinados por la policía y paramilitares en ese contexto, según recordaron.

El eje principal de lucha, expresaron, es la tierra.

“Esa es nuestra lucha, que es la lucha directa del campesinado pobre contra el latifundio, y por la reforma agraria, por el desarrollo nacional y la soberanía del país”, indicó Vázquez.

A lo largo de sus 23 años de existencia, la FNC ha conquistado unas 200.000 hectáreas de tierra por medio de la ocupación de latifundios, que hoy constituyen 40 asentamientos empobrecidos, alejados del ideal de vida digna propagandeado por el Gobierno, según denunciaron.

 

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.