Alertan sobre el EPP, fiel alumno de las FARC

El régimen paramilitar de las FARC es reivindicado por el EPP, que mantiene un sistema operativo similar, incluso en los vínculos con el narcotráfico.

Comentarios de diverso calibre generó en las redes sociales el golpe perpetrado por las ilegales Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia al capturar a un general del Ejército, un cabo y una abogada bajo la acusación de “enemigos”.

El caso ocurrió este lunes en el Oeste del país, considerado territorio liberado de la organización político militar que, con unos 40.000 miembros, es calificada la principal guerrilla de Colombia con 50 años de operatividad.

“Esto mismo, y aun cosas peores, es lo que nos espera con el Ejército del Pueblo Paraguayo, que es hermano gemelo y alumno de las FARC”, señala en su sitio virtual el ciudadano Waldemar Rodríguez.

Recuerda los casos de secuestro con fines extorsivos, algunos con saldo de muerte, protagonizados por el grupo criminal que reivindica ser una organización política militar similar a las FARC, y que en sus 12 años de existencia cuenta con no más de 50 soldados, según los datos del Gobierno.

Actualmente mantiene secuestrados al joven Arlan Fick, hijo de inmigrantes brasileños, y al suboficial de la Policía paraguaya Edelio Morínigo.

Fuentes de inteligencia que siguen de cerca los pasos del EPP coinciden en el fuerte vínculo existente entre los combatientes armados y la mafia del narcotráfico.

Sugestivamente, pocos días después del asesinato del periodista Pablo Medina, la organización dio a conocer un video como prueba de vida de los dos secuestrados, emplazando al Gobierno a proceder al canje con reos detenidos como condición para liberar al policía.

Este procedimiento fue interpretado por expertos como una estrategia del grupo armado para desviar la atención ciudadana, que por entonces estaba concentrada en la necesidad imperiosa de liberar a los secuestrados.

Fick, de 17 años, fue privado de su libertad el pasado 2 de abril, y el policía Morínigo fue tomado a la fuerza el 5 de julio de este año.

Las FARC secuestraron al brigadier general Rubén Alzate, comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta que opera en una empobrecida zona de Colombia.

Se trata del militar de más alto rango capturado por las FARC, que hasta el momento solo ha reivindicado el secuestro.

“Si nuestras unidades de élite no pueden echar mano de 20 gatos locos, me imagino lo que pasará en caso que el enemigo decida atacar, tomarles a todos ellos por sorpresa y secuestrarles; es una ficción que no dista mucho de la realidad”, dijo en su espacio virtual Ana María Cálcena.

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.