Alertan sobre “disparadores” que podrían contaminar la marcha económica

El contrabando es señalado como uno de los tantos «disparadores» que podrían ocasionar efectos diametralmente opuestos a la bonanza económica que experimenta el país en ciertas áreas.

Persisten posibles “disparadores” de situaciones que eventualmente podrían modificar el favorable escenario económico nacional en corto tiempo.

Entre estos se encuentran las menores perspectivas para el sector agrícola por la caída de los precios internacionales de los granos, los vaivenes en la producción agropecuaria por efectos climáticos, la retracción del comercio fronterizo, el contrabando, las disputas políticas y la recesión económica de países regionales, afirma el sociólogo Diego Duarte.

Añade que esos “disparadores” podrían generar inesperadamente un alto impacto, directo o indirecto, en sectores de la economía debido a las vulnerabilidades existentes en nuestro país.

En la revista Economía y Sociedad, del Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (CADEP), Duarte detalla algunas vulnerabilidades que se encuentran vinculadas específicamente al mercado crediticio paraguayo:

1) Elevada dependencia del financiamiento de corto plazo. El experto dice que muchas empresas locales han experimentado crecimientos exponenciales con una importante estructura de fondeo de corto plazo proveniente, en gran medida, del sistema financiero tradicional.

Ante la aparición de coyunturas desfavorables que, por ejemplo, perjudiquen el flujo de cobranza de una empresa o sector determinado, esto también podría afectar inmediatamente la capacidad de honrar las obligaciones de corto plazo.

2) Elevados niveles de endeudamiento de personas y empresas. La bonanza económica que ha experimentado el país en los últimos años ha estado acompañada de una elevada expansión del crédito.

Esta situación ha llevado a que familias y empresas alcancen altos niveles de endeudamiento que, sumados en muchos casos a una baja formación financiera, podría traducirse naturalmente en riesgos para la economía y el mercado del crédito, sobre todo en periodos en que la economía o sectores específicos muestren signos de retracción.

3) Limitaciones en la cobertura de la regulación. Con el crecimiento económico del país, en la última década, los sectores de las cooperativas y de casas de crédito han experimentado un desarrollo vertiginoso, con limitada regulación para el primero y nula para el segundo, adoleciendo las cooperativas de un fondo de garantía de depósitos para sus socios, y de prestamista de última instancia en ambos sectores.

Duarte concluye que “no debemos perder de vista la posibilidad de que ciertos disparadores se mezclen en algún momento con las vulnerabilidades estructurales, por lo que amerita ir trabajando en agendas de corto y mediano plazos que mitiguen estas y otras debilidades”.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.