Con el retiro de buses chatarra también «muere» la polución ambiental

Una chatarra del servicio público de pasajeros emana veneno en el ambiente. Según el Gobierno, mediante la renovación de buses se ha dejado de emitir hasta el momento más de 20 toneladas de dióxido de carbono, un elemento químico altamente contaminante. (Foto: ABC Color).

El Plan de Renovación de Buses impulsado por el Gobierno dio el primer paso para lograr esta transformación, al ser otorgado un bono de 30.000 dólares a los empresarios  transportistas por cada colectivo nuevo, lo que incentivó al sector inversionista a renovar su maltrecha flota de vehículos.

Esto permitió el retiro de 855 vehículos chatarra y la incorporación de 620 unidades 0 Km, con aire acondicionado y rampas para usuarios de sillas de ruedas.

En el área metropolitana, el transporte público de pasajeros contaba con 2.230 buses en junio del 2013, de los cuales 450 tenían entre 0 a 6 años de antigüedad; 365 entre 7 y 13 años, y 1.415 unidades, de 14 a 20 años, según datos de la Subsecretaría del Transporte.

Mediante la implementación del plan del Gobierno, en marzo de este año había en circulación un total de 1.934 colectivos en servicio, de los cuales 797 tienen una antigüedad de 0 a 6 años; 577 entre 7 a 13 años de uso, y solo 560 unidades tienen entre 14 y 20 años de funcionamiento.

Los beneficiarios de los bonos fueron los empresarios que no tenían deudas pendientes y tenían todos sus documentos en regla, tanto en el Ministerio de Hacienda como con el Instituto de Previsión Social (IPS).

De acuerdo a los datos, el Gobierno invirtió 11 millones de dólares en todo este proceso, y los empresarios del transporte un monto de 40 millones de dólares.

También se estableció una normativa que obliga a las empresas a  renovar su flota gradualmente un 10% anual, hasta completar el 100% de su parque automotor.

Estas medidas tuvieron efecto positivo, ya que con la ayuda estatal se adquirieron 368 buses, mientras que el sector empresarial, motivado por el respaldo inicial, compró más de 250 unidades con dinero privado.

El cambio del servicio no sólo se representa en los buses nuevos, sino también en un cambio de mentalidad de los empresarios, que apuestan a brindar un mejor servicio a la ciudadanía.

A esto se suman los beneficios ambientales, ya que con la renovación de buses se dejó de emitir más de 20 toneladas de CO2 (dióxido de carbono) por día, informó el viceministro de Transporte, Agustín Encina.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.