Acusan a “Chicharö” y hermanos de acciones ligadas con la mafia

«Chicharö» durante su fugaz paso por la justicia. Apenas estuvo unos meses en prisión, a pesar de los graves cargos penales que enfrenta, aunque ahora un fiscal anticorrupción pide que la causa sea elevada a juicio oral y público.

El agente fiscal de la Unidad Especializada de Delitos Económicos y Anticorrupción, Luis Piñánez, formuló acusación contra los hermanos Carlos Rubén, Ardonio y Denilso Sánchez Garcete por la  supuesta comisión de los hechos punibles de lavado de dinero y asociación criminal.

Los presuntos capos de la mafia también están procesados por probables trasgresiones de los artículos 42 y 44 de la ley 1340/88, que reprime el tráfico ilícito de estupefacientes y drogas peligrosas y otros ilícitos afines.

Además, el representante del Ministerio Público solicitó al juez penal de Garantía que la causa sea elevada a juicio oral y público.

El escrito conclusivo afirma que Carlos Rubén Sánchez (alias “Chicharö), desde julio de 1999 hasta el 2001 registra la titularidad de activos en la República Federativa del Brasil, entre los que se destacan cuentas bancarias en las que acumuló 639.783,92 reales, equivalentes en esa época a G. 1.158.463.488.

Este dinero supuestamente lo obtuvo del tráfico de drogas.

Este millonario monto de dinero, y el logrado en los años subsiguientes, fueron producto presumiblemente de las actividades de narcotráfico que desarrolló el acusado Carlos Sánchez Garcete, añade el escrito de conclusión.

Sostiene que para consumar sus fechorías, Sánchez utilizaba la falsa identidad de Adriano López Bordón.

A partir del 17 de octubre de 2007, “Chicharö” se habría asociado comercialmente con su hermano Denilso Sánchez Garcete (alias “Chicharösinho) con la constitución de la firma “Lilian Mercedes S.A.”, con la suscripción e integración de acciones por elevadas sumas de dinero.

Luego, supuestamente, se registra como accionista de la empresa “Norte Porâ S.A.”, de la cual eran integrantes desde su inicio Denilso y Ardonio Sánchez Garcete.

Estas firmas contaban con un capital societario de 8.000.000.000 de guaraníes y la segunda con G. 700 millones, señala el fiscal investigador.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.