Trabajos de piscicultura en colegios de San Roque González instalan loable cultura productiva

Los jóvenes se involucran decididamente en la producción de peces, en una iniciativa plausible y digna de ser imitada como fuente de generación de ingresos, alimentación saludable y para evitar el éxodo económico.

La luz de la esperanza ilumina con fuerza a la comunidad de San Roque González, departamento de Paraguarí, que después de décadas de postergaciones tiene la posibilidad de la producción sustentable como herramienta idónea para ocupar la abundante mano de obra ociosa de la zona y evitar el doloroso éxodo económico de jóvenes que cada año deben buscar trabajo en otros lugares del país y del mundo.
Se trata de la instalación de la piscicultura en el colegio Nacional Gianfranco Ferrarini, como resultado del trabajo del director del centro educativo, profesor Miguel Fernández, con el apoyo del Viceministerio de Ganadería y la cooperación de la Misión Técnica de Taiwán, el municipio local y el Ministerio de Educación.
Todas estas instancias se comprometen a trabajar en conjunto en la transferencia de conocimiento para la implementación de programas productivos piscícolas sustentables que generen renta y alimento de alto valor nutritivo.
Jóvenes estudiantes acompañados de técnicos, profesores y familiares iniciaron el proceso de implementación de la piscicultura con variadas capacitaciones en la misma comunidad y en el Centro Nacional de Producción de Alevines de Eusebio Ayala
En el aspecto teórico, se implementaron aspectos para la producción exitosa, y en ese sentido se desarrollaron temas variados como la reversión sexual en tilapia, análisis de costo en la producción, producción de alimento balanceado alternativo con insumos locales, engorde de pacú y engorde de tilapia.
En el plano práctico, los involucrados en el programa realizaron recorridas del sistema de reproducción automático, laboratorio de algas, laboratorio de alevines y diseño de estanque, preparación de balanceado artesanal, fileteado de tilapia, biometría de peces y nivelación y marcación para construcción de estanques.
Lo estanques cuentan con un promedio de 500 metros cuadrados y capacidad de producción de 500 kilos de pacú y 450 kilos de tilapia, y fueron construidos una parte con la retroexcavadora, y la terminación estuvo a cargo de los jóvenes, quienes lo hicieron con la ayuda de palas, en un esfuerzo que refleja la dinámica digna de destacar e imitar.
“Piscicultura en mi comunidad” se llama el emblemático programa, que hoy día se ha extendido a otras instituciones educativas como el Colegio Nacional Cañada Simbrón, Colegio Nacional Mbocayaty, y la misma comunidad de San Roque González, donde los jóvenes han demostrado su capacidad de transformar la innovadora visión en realidad.
El trabajo no solo se ha instalado, sino ya tuvo sus primeros frutos con la cosecha de pacú de 1 kilo, y luego se realizó la degustación del producto con un sabroso caldo de pescado y chupín, ante la algarabía de los presentes.
Posteriormente se siguió con el recorrido de los estanques, para la posterior siembra de pacú.
Participaron del curso 61 alumnos, padres y la comunidad educativa representada por la supervisora administrativa, Lic. Blanca de las Nieves Viera.
El marco formal y de referencia del ambicioso programa está a cargo de la Dra. Susana Barúa, coordinadora ejecutiva del Programa Nacional de Desarrollo de la Acuicultura Sostenible, quien resaltó la labor ejemplar de los sectores involucrados y la necesidad de que este tipo de trabajo tenga réplica en otros lugares del país, por sus efectos multiplicadores en la lucha contra la pobreza y el éxodo económico que cíclicamente desangra el potencial joven del país.

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *