Solo la piscicultura muestra resultados concretos de proyectos contra la pobreza

Los programas “llave en mano” no presentan los resultados esperados, y una prueba de ello es la multiplicación de la pobreza rural, señalan organismos ajenos al Gobierno que, en cambio, destacan los guarismos de la piscicultura.

En contra de los discursos del Gobierno acerca de la supuesta disminución de la franja de pobreza en el sector rural, sectores no gubernamentales ponen en tela de juicio los guarismos oficiales y coinciden en que los pobres ganan terreno ante la falta de una política agroproductiva con posibilidades para todos, sin condicionantes interesados que solo acumulan necesitados.

Hace unos días, el Gobierno entregó insumos y maquinarias destinadas a la agricultura familiar campesina del Departamento de San Pedro, específicamente a 452 familias pertenecientes a 8 organizaciones campesinas y una comunidad indígena, por valor de 3.431 millones de guaraníes.

En este contexto, se hizo entrega de semovientes, equipos, insumos y materiales para producción y comercialización de leche, con el objetivo de potenciar la seguridad alimentaria mediante instalación de huertas familiares.

La comitiva oficial también hizo entrega de 8 tractores y 6 rastras para los distritos de Santa Rosa del Aguaray, Gral. Aquino, San Pablo, Nueva Germania, Gral. Resquín y Puerto Antequera, además de mallas y media sombra que beneficiarán a 203 familias de la zona.

El programa incluye una inversión para la perforación y equipamiento de 82 pozos artesianos y 52 invernaderos con sistema de riego por goteo, entre otras asistencias.

Como parte del acto, se hizo entrega simbólica de certificados de capacitación a egresados de cursos y talleres que el año pasado lanzaron al mercado 6.654 nuevos técnicos en el segundo departamento del país.

Este despliegue asistencial no es novedad en el sector rural, que durante todos estos años ha recibido, en mayor o menor medida, combos diferenciados de ayuda para el desarrollo productivo familiar que significaron sumas siderales de recursos del Estado, pero a la hora de la verdad no se ven los resultados, y una prueba de ello es la multiplicación de la pobreza rural.

Un caso excepcional es el programa nacional de acuicultura, que a través del Viceministerio de Ganadería, y con escasos rubros, presenta resultados auspiciosos a nivel de las pequeñas fincas, con estanques productivos monitoreados por la dirección del proyecto, a cargo de la Dra. Susana Barúa.

“Los contados recursos asignados a este importante rubro, sin embargo, antes que generar desinterés, estimulan a los productores a sacar provecho de lo que tienen, y la muestra palpable de ello constituyen las 200 toneladas anuales de pescado cosechado, que son producto del esfuerzo de las familias con el acompañamiento del VMG, a través de la Dirección de Acuicultura”, recalcó la Dra. Barúa.

 

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *