Repunte ganadero argentino implica desafíos para la carne paraguaya

La recuperación de la ganadería argentina, relegada durante el gobierno de los Kirchner, implica desafíos extras para la producción cárnica paraguaya, señala el sociólogo, tras señalar que nuestro país puede sacar rédito de los problemas económicos de Brasil.

El 2015 estuvo marcado por factores externos que impactaron en los países de la región en general y en el Paraguay en particular, sobre todo en lo que hace a la formación de precios.

En la economía paraguaya, tuvieron incidencias concretas en los precios internacionales de las materias primas (soja, trigo, maíz, carne, petróleo, etc.), en el comportamiento del tipo de cambio y en los flujos comerciales, especialmente con países limítrofes.

En materia de desafíos y oportunidades, puede esperarse que los problemas económicos y políticos del Brasil continúen durante el 2016, cuando los altos diferenciales de costos de producción y abundante mano de obra local seguirían impulsando a empresas brasileñas a radicarse en el Paraguay, afirmó el sociólogo Diego Duarte.

A través de un artículo titulado “El impacto de los factores externos en la economía local”, publicado en la revista especializada Economía y Sociedad, Duarte se refiere también a la situación en Argentina y su vinculación con la economía paraguaya.

Sostiene que la recuperación de competitividad del sector agropecuario del vecino país, con la eliminación de las retenciones sobre sus exportaciones tras el cambio de gobierno, implica desafíos competitivos para el Paraguay en rubros como la carne y los granos.

Considera, sin embargo, que la normalización de la economía argentina supondría también buenas noticias para nuestras exportaciones a ese mercado, la disminución del contrabando de importación, la posibilidad de coordinar políticas comerciales regionales y mejores condiciones de vida para muchos compatriotas residentes en ese país.

Recientemente, el Banco Central de Estados Unidos (Fed) decidió incrementar la tasa de interés de referencia, poniendo fin a varios años de tasas cercanas a cero que incentivaban la radicación de inversiones en países emergentes.

Esta medida de la Fed, y el temor a futuros incrementos, en la opinión del sociólogo ponen a los bancos centrales de las economías emergentes, incluido el Paraguay, en la difícil situación de tener que aumentar también sus tasas de referencia para frenar la salida de capitales, la depreciación del tipo de cambio y los impactos inflacionarios.

En esa coyuntura, cabe esperar que los factores internos y externos continúen generando incertidumbre y volatilidad del tipo de cambio e incrementos de las tasas de interés y de los precios de la canasta básica, condiciones que deberían ser valoradas en su justa medida para mitigar potenciales situaciones de riesgo para la economía en general y para las empresas y familias en particular, expresó.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *