Repudian a ediles que se niegan a transferir vehículo a puesto de salud

Concejales escuchan reclamos de manifestantes en una reunión multisectorial. Causó repudio la oposición general de los representantes del pueblo a que un vehículo destinado a ambulancia sea transferido al precario puesto de salud local.

En un acto considerado fuera de cualquier parámetro de ética y espíritu de servicio a los demás, concejales de la Municipalidad de Nueva Colombia se negaron a transferir un vehículo, destinado a ambulancia, al necesitado puesto de salud local.

“Se trata de un acto que no tiene nombre, y que pinta a cuerpo entero la baja calidad de nuestros supuestos representantes”, expresó sobre el hecho Rafaela González de Bareiro, quien este miércoles cumple 58 días de huelga de hambre, precisamente en demanda de atención digna a la salud y también una ambulancia para el puesto sanitario.

Esto, teniendo en cuenta que en los casos críticos de enfermedades, accidentes o situación de parto, los pobladores deben depender de centros hospitalarios ubicados a varios kilómetros de distancia, que generalmente tampoco cuentan con el elemental medio de transporte cuando se le necesita.

La noticia de que la Municipalidad de Nueva Colombia adquirió una furgoneta para ser destinada a ambulancia se expandió rápidamente por la comunidad, que celebró el hecho después de tantas semanas de manifestación y tensiones multiplicadas por la insensibilidad de las autoridades sanitarias y ejecutivas.

“Todo estaba muy lindo, hasta que surge la información de que 7 de los 9 ediles se opusieron a que el utilitario, adquirido con recursos municipales, sea transferido a nombre del puesto de salud local, sin dar ningún argumento”, expresó González de Bareiro desde su lecho de reposo donde cumple su huelga de hambre.

Los concejales que se oponen al reclamo popular de contar con ambulancia propia en el puesto de salud fueron identificados como:

-Rafael Díaz

-Profesora y directora Obdulia Argaña

-Javier Galeano

-Isabel Zorrilla

-Daniel Mendieta

-Rubio Aranda

-Amancio Sanabria

Solo un edil, Erico Espínola, dio su voto de aprobación plena al reclamo ciudadano.

El presidente del legislativo comunal, profesor José Fleitas, condicionó su voto a favor de la transferencia toda vez que el puesto sanitario prometa hacerse cargo de la contratación de un chofer, y combustible.

Antonia Corrales de Estigarribia, indignada que hace causa común con la huelguista de hambre, señaló a La Mira que las autoridades municipales no tienen buenas intenciones al negar una ambulancia al puesto de salud.

“Seguramente quieren tener propiedad sobre el vehículo para transportar a correligionarios, haciendo proselitismo con un bien público, porque hay que tener en cuenta que la camioneta se compró con la plata del pueblo, y, por tanto, es de todos”, apuntó.

Explicó que los indignados del pueblo reclaman la ambulancia para el puesto sanitario precisamente para evitar que sea utilizado con intereses políticos, y que el resto de la ciudadanía necesitada continúe en lo mismo de siempre, dependiendo de terceros para conseguir un traslado.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *