Razonar con 50 grados, y sin luz, como caldo de cultivo de la privatización

No se puede seguir vaciando la ANDE de técnicos y profesionales; no se puede seguir desinvirtiendo, dejando de hacer los mantenimientos como ha sucedido en los últimos 20 años, expresa Canese.

Seguramente si ahora se hace una encuesta con 100.000 usuarios sin luz, en la ola de calor más importante que se ha vivido en los últimos años, una gran parte de población estaría de acuerdo con entregar la ANDE al capital privado, afirma la Ing. Mercedes Canese, ex ministra de Minas y Energía en el gobierno de Lugo.

Razonar bajo una sensación térmica de 50 grados, sin luz, y seguramente como consecuencia también sin agua, es el caldo de cultivo ideal para poner como ejemplo la inversión privada, añade en una columna de opinión en radio Ñandutí.

Observa que estos días ha aparecido como una empresa modelo la Compañía de Luz y Fuerza SA (CLYFSA) de Villarrica.

“Ridícula comparación, una empresa que apenas cubre el radio urbano de una pequeña ciudad del Paraguay, sin líneas de transmisión ni mucho menos generadoras propias. Sólo compra la electricidad de la ANDE, a un precio subsidiado además por todos nosotros, y, además, operando en forma inconstitucional e ilegal”, alega.

La Ing. Canese señala que gracias a esa tarifa subsidiada, CLYFSA tiene márgenes de utilidades superiores a los 500 millones de guaraníes al mes, “con lo cual es muy fácil hacer las pocas inversiones que necesita una pequeña ciudad como Villarrica”.

Sostiene que la Constitución de 1992 expresa que toda concesión debe ser aprobada por el Congreso Nacional y la Ley de Concesiones, que excluye a la energía eléctrica como servicio a ser concesionado y, además, establece que ninguna concesión podrá ser prorrogada sin previa licitación pública.

“¿Qué hace el Municipio de Villarrica? ¡Prorroga la concesión por escribanía!”, apunta Canese.

Indica que entonces, algunos usuarios, en su desesperación y acompañados por no pocos “especialistas”, han buscado la vieja receta de los años 90 como solución mágica a los cortes de luz: la privatización.

Señala que todas las experiencias de privatización en el mundo y en la región han tenido gravísimas consecuencias para los usuarios del servicio, entre ellos la precarización del servicio, la desinversión, el aumento de tarifas y la fuga de capitales al exterior.

“No hace falta ir muy lejos para vivir estas experiencias. En Gran Buenos Aires solamente operan empresas privadas. Si a los usuarios no les gusta el servicio, la única solución es mudarse de barrio. Hoy hay 70.000 usuarios sin electricidad solamente en la ciudad, y cortes programados que aquí se llaman “alivios de carga” dejando por turno sin electricidad a barrios enteros, para que el sistema eléctrico abastezca medianamente a los demás”, recalca.

“Entonces ¿cuál es la solución? Cambiar, y es la política energética la que debe cambiar primero. No se puede seguir vaciando la ANDE de técnicos y profesionales, no se puede seguir desinvirtiendo, dejando de hacer los mantenimientos como ha sucedido en los últimos 20 años. Si no confiamos en que sabrán hacerlo los administradores de turno, elijamos mejor la próxima vez. Y ojalá el shock que estamos viviendo no nos gane, para perder mucho más después”, puntualiza Mercedes Canese.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *