“Problemas en la familia propician el consumo de drogas”

El aumento masivo del consumo de drogas en los adolescentes está relacionado básicamente con factores de personalidad, actitud, habilidades sociales, a más de componentes socioeconómicos, como la marginalidad y la pobreza, afirmó la Lic.Rodríguez.

La licenciada Marta Rodríguez, encargada del área de Prevención, del Centro Nacional de Adicciones, expresó que el consumo de alcohol y otras drogas entre los niños, niñas y adolescentes es un tema de discusión y preocupación social.

“Ciertas características de este período evolutivo pueden facilitar el consumo de alcohol y otras drogas, que suele iniciarse en esta etapa de la vida o incluso antes”, señaló.

Explicó que algunos adolescentes experimentan un poco y dejan de usarlas, o continúan usándolas ocasionalmente sin tener mayores dificultades.

Otros desarrollarán una dependencia, usarán luego drogas más peligrosas y se causarán daños significativos a ellos mismos y posiblemente a otros, alertó.

Dijo que el aumento masivo del consumo del alcohol y otras drogas en los adolescentes está relacionado básicamente con factores individuales, entre ellos las características de la fase evolutiva, personalidad, actitud, habilidades sociales, a más de factores socioeconómicos, entre los que destacan la marginalidad y la pobreza.

También incide el aumento de la oferta de drogas en sectores urbano-marginales.

“Se ha señalado a la familia como factor desencadenante de problemas de comunicación, de relacionamiento entre padres e hijos, facilitando el consumo de drogas”, observó la profesional psicóloga.

Sobre el punto, indicó que no es fácil determinar las razones por las cuales el adolescente consume sustancias, además de la multiplicidad de sustancias y la facilidad de acceso a las mismas.

“Lo fundamental es fortalecer los factores de protección, los cuales hacen referencia a características individuales, familiares y sociales que disminuyen la posibilidad de uso o abuso de drogas”, aclaró, tras especificar los siguientes componentes:

1) Factores individuales: Edad, sexo, creencias, actitudes. Buena autoestima, confianza en uno mismo y autoeficacia. Estilo comunicacional abierto. Percepción de riesgo. Tener expectativas de desarrollo, proyectos personales y sociales. Poseer una escala de valores que canalice las inquietudes y otorgue sentido a la vida;

2) Factores familiares e interpersonales: Buena comunicación entre los miembros de la familia. Disciplina con normas claras. Espacio para gratificación y contención emocional. Integración e interacción con la red social más amplia;

3) Factores socioculturales: Mensaje que promueva modelos positivos. Baja disponibilidad y acceso a las drogas en el ambiente en que se vive. Espacios de recreación y participación.

Es fundamental entonces fortalecer una variedad de factores que reducen la posibilidad del consumo de drogas y otras conductas de riesgo social, así como lo referente a la prevención, anticipando la aparición del problema para evitar la conducta de consumo, recalcó la Lic. Rodríguez.

Acotó que sería importante incentivar la implementación de programas de prevención que permitan reducir el consumo del alcohol y otras drogas, sobre todo en la población infanto- juvenil.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *