Políticos compiten para burlarse de pueblo que reclama ambulancia

El intendente municipal pasa diariamente frente al precario puesto sin ambulancia a bordo de potentes camionetas, ajeno a la necesidad de salud del pueblo carenciado. Prioriza su cuidado personal, el de su entorno familiar y político, y el de sus caballos de carrera.

Este sábado se cumplen 111 días de huelga de una ciudadana de Nueva Colombia, que decidió tomar la drástica determinación en reclamo de una ambulancia, más doctores y medicamentos en el puesto sanitario de la localidad cordillerana, a menos de 50 kilómetros de Asunción.

Las autoridades políticas y sanitarias, locales y departamentales, han convertido la causa de Rafaela González de Bareiro en una competencia de promesas y mentiras.

A la hora de recurrir a la demagogia como artera fórmula para esquivar responsabilidades, los detentadores del poder se han sucedido para exteriorizar un falso espíritu de sensibilidad, burlándose de la inteligencia y los derechos del pueblo indignado, que siente en carne propia el sabor y el peso del engaño vil y despiadado.

Las autoridades que han prometido mejorar el precario puesto de salud para 6.000 pobres de Nueva Colombia son:

1) Nelson López (intendente municipal);

2) Dorisel Ferreira de Salazar (directora de la 3ª. Región Sanitaria);

3) Carlos María López (gobernador departamental);

4) Milciades Duré (diputado nacional por Cordillera);

5) Nazario Rojas Salvioni (diputado nacional por Cordillera);

6) Víctor González (diputado nacional por Cordillera);

7) Zacarías Vera Cárdenas (parlamentario del Mercosur).

Para el titular municipal es más importante el mantenimiento del hipódromo para sostener su vicio de apuesta, antes que ocuparse en proveer la elemental ambulancia al puesto sanitario de su comunidad.

La directora sanitaria regional había prometido a la población entregar personalmente el móvil para el pasado 15 de mayo, para celebrarlo en coincidencia con el Día de la Madre, pero después se llamó a silencio.

Los cuatro parlamentarios de representación departamental se turnan para mostrar falsa imagen de patriotas, exhibiendo sí señales de autoridades insensibles, totalmente ajenas a las necesidades y al dolor de todo un pueblo que reclama derechos consagrados de atención digna a su salud.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *