Penoso enfermo de elefantiasis necesita de la ayuda solidaria

Sentado en el paseo central, con un calor sofocante, César apela a la misericordia de la gente para poder sobrevivir, mientras el Estado ausente se hace más visible con este hombre que quiere mejorar su precaria condición de vida.

El caso de César Benítez Vera (43) desnuda la falta de sensibilidad y celo por la calidad del servicio de salud pública.

Se trata de un hombre que arrastra penosamente una enfermedad congénita conocida como elefantiasis, cuya característica principal es el agrandamiento extraordinario de las piernas, debido a la infección causada por parásitos denominados filarias, que se transmiten a través de mosquitos.

Benítez Vera no tiene familia, vive de la caridad de la gente y quiere mejorar su precaria condición de vida.

“Quiero hacer muchas cosas, pero cada día me es más difícil movilizarme porque la enfermedad se resiste por falta de tratamiento adecuado”, afirma.

De hablar pausado y metódico, recibe a La Mira en el separador de 20 centímetros que oficia de paseo central en la intersección de la avenida Aviadores del Chaco y Madame Lynch.

Hasta ese lugar le trasladan diariamente vecinos solidarios para apelar a la caridad pública, porque necesita dinero para alimentación, gastos diarios y, especialmente, tratamiento.

Cuenta que la ex ministra de Salud en la época de Lugo, Esperanza Martínez, se apiadó de él y le regaló una motocarga para trasladarse y realizar algunas changas, pero no pudo sustentarlo por problema de movilidad.

El remedio para su enfermedad, según dijo, cuesta 350.000 guaraníes, “pero casi no hay en plaza, por lo que se debe traer de Clorinda”.

Señala que en el Hospital de Clínicas recibe eventualmente atención, pero no es suficiente porque no se ataca el mal, sino le realizan servicios de limpieza y medicaciones con antibióticos y antiinflamatorios.

César se considera experto en entramado de sillas y sillones con cables de plástico, tarea que realizó durante 20 años en un predio cedido por la Línea 30.

“Cuando eso podía movilizarme y buscar clientes, pero ahora es  imposible”, relata con sosiego, transmitiendo mucha tranquilidad e incluso ensayando una sonrisa fraterna con un “muchas gracias por su visita”.

Aprecia el saludo y consideración de la gente, pero más que ser tratado de “pobrecito”, César necesita ayuda y asistencia.

Los interesados en colaborar deben comunicarse al celular 0984-399848.

Comentarios

Comentarios

One thought on “Penoso enfermo de elefantiasis necesita de la ayuda solidaria

  1. Olga Caballero

    No importa si tiene o no “elefantitis o elefantotes”
    No importa si existe o no esta enfermedad en nuestro país….
    El punto es que este hombre necesita ayuda, y nada más No importa el origen de su enfermedad, mientras que unos cuántos se preocupan más de desmentir el origen de su condición de vida va pasando el comentario a otra cosa.
    Bueno el tema es ayuda si queres, y si no queres ayudar pues nadie está obligado…. Si lo vez cualquier 2mil ya le sumará en algo

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *