Incautan 9.600 kilos de droga y, como siempre, no hay identificados ni detenidos

Parte de las más de 9.500 kilos de macoña halladas en un campamento precario instalado en los montes de una colonia habitada por campesinos. Senad no pudo detener a ningún narco, a pesar de la información previa, armas y equipos de primer nivel.

Agentes especiales de la Senad destacados en Alto Paraná realizaron un operativo antidroga en zonas boscosas de la colonia Lomas Valentinas, distrito de Ñacunday, donde se incautaron de 9.600 kilogramos de marihuana en diversas fases de la producción, que iban a ser destinadas en su mayor parte al lucrativo mercado brasileño, y otra parte debía comercializarse a nivel nacional, según se informó.

Según datos de inteligencia, en el lugar indicado operaba una estructura criminal que manejaba varios campamentos de producción y acopio de cannabis a gran escala.

Agentes de la Regional Nº 2 de la Secretaría Antinarcótica, con base en Ciudad del Este, realizaron la incursión en un establecimiento rural, cuyos datos no fueron divulgados, especialmente la identidad del dueño de la estancia.

Se trata de una práctica habitual que, según críticos, apunta a dirigir las sospechas hacia “peces chicos” del narcotráfico, ocultándose deliberadamente los nombres de los capomafiosos.

De acuerdo al reporte de la Senad, al llegar a la zona de producción los antidrogas fueron recibidos con disparos realizados por personas que se encontraban en los campamentos, por lo que se produjo un tiroteo entre ambas fuerzas y ello derivó en la huida de los malvivientes, quienes se internaron en los montes cercanos.

En una práctica también recurrente que no muestra signos de mejoramiento, los agentes admiten implícitamente que no fueron capaces de atrapar a ningún sospechoso, a pesar de contar con informes de inteligencia más personal adiestrado y armas de diverso poder de fuego, entre otras ventajas comparativas.

En el lugar se encontraron 8.400 kilogramos de marihuana picada y 1.200 kilogramos de cannabis prensado, listos para la venta.

Seguidamente fueron eliminadas 2 hectáreas de plantaciones de la hierba aprestadas para la cosecha, así como 4 campamentos equipados con prensas, gatos hidráulicos, zarandas y otros implementos.

Intervino en el procedimiento el fiscal de la Unidad de Lucha contra el Narcotráfico, Manuel Rojas, quien dispuso que los equipos y la droga incautados fueran incinerados, aunque siempre queda la duda acerca de la cantidad real de macoña que fue “destruida”.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *