ONU y Derechos Humanos se olvidaron de Edelio y la huelguista de Nueva Colombia

Intendente de Nueva Colombia, Nelson Ruiz. Sectores ciudadanos coinciden en criticar su inoperancia e ineficacia para solucionar el problema de la falta de ambulancia que reclama el pueblo, priorizando su capricho para oponerse a un reclamo justo y legítimo.

La Organización de las Naciones Unidas, organización que integran 195 países alrededor del mundo, se ha olvidado de denunciar la situación de secuestro histórico en que se encuentra el ciudadano paraguayo Edelio Morínigo en manos del ilegal Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

El hecho contrasta con el interés demostrado por el dirigente opositor venezolano Leopoldo López, detenido en una cárcel común del país bolivariano, acusado de conspiración y violación de la paz pública, entre otros cargos que, según el observatorio popular independiente, se trata de un caso de persecución política.

La ONU ha solicitado oficialmente al gobierno de Nicolás Maduro la libertad inmediata de López, en medio de escaramuzas políticas en el interior del partido de gobierno, que ve enemigos por todas partes y ha anunciado un plan internacional de sabotaje y destitución del buró político en el poder.

Medios sociales del Paraguay llamaron la atención acerca de las prioridades de la ONU, en el sentido de que en este país está secuestrado hace un año el agente de Policía Edelio Morínigo, sin que la organización internacional haya reaccionado, solicitando al menos una explicación del Gobierno de Cartes, como sí lo hace con el presidente Maduro por el caso del dirigente opositor venezolano, Leopoldo López.

La ONU tampoco se ha manifestado con relación a la situación de Rafaela González de Bareiro, ciudadana y madre de familia de Nueva Colombia, departamento de Cordillera, quien este domingo cumple 93 días de huelga, en demanda de salud digna para la población.

En todo este tiempo, la huelguista ha recibido todo tipo de promesas de las autoridades correspondientes, entre ellas el intendente municipal, Nelson Ruiz, y la directora de la 3ª Región Sanitario, Dorisel Ferreira de Salazar, pero todos ellos se han llamado a silencio.

Una actitud similar tuvieron los cuatro diputados departamentales, Víctor González, Milciades Duré, Nazario Rojas Salvioni y Zacarías Vera Cárdenas, pero todos ellos mintieron, burlándose la esperanza y expectativa depositada en ellos por la población necesitada.

La Comisión de Derechos Humanos también ha demostrado ineficiencia y resolución para encontrar respuesta a la situación, más aun teniendo en cuenta la delicada situación de salud en que encuentra la huelguista, como secuela de los tres meses de privación de alimento.

La diputada Olga Ferreira ha dicho que técnicamente no tiene mucho por hacer, ante la negativa de Salud Pública a responder a un pedido de informes, pero aun así no se ha dignado siquiera a llevar a su apoyo personal a la huelguista, como sí lo hace en sectores donde hay abundante prensa.

La huelguista dijo que si llega a morir, lo cual podría ocurrir en cualquier momento, la ciudadanía paraguaya culpe de su fallecimiento al intendente de Nueva Colombia, Nelson López; directora de la 3ª Región Sanitaria, Dorisel Ferreira; diputados departamentales Milciades Duré, Víctor González, Nazario Rojas Salvioni, Zacarías Vera Cárdenas; ministro de Salud, Antonio Barrios, y presidente de la República, Horacio Cartes.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *