No hay noticia sobre control de vehículos VW en Paraguay

La emblemática marca alemana se verá forzada a corregir las emisiones de gases de todos sus modelos, apurada por la presión del escándalo mundial que pone a la empresa en la cresta de un desprestigio de consecuencias comerciales impredecibles.

Mientras mercados de vehículos importados importantes en el mundo, como México y Corea, reaccionan ante el escándalo Volkswagen y ordenan el control de los vehículos VW en sus respectivos territorios, en Paraguay no hay síntomas de que se realizarán procedimientos similares para detectar el nivel de emisión de gases en los automotores de la emblemática marca alemana.

Se desconoce la cantidad de automóviles Volkswagen vendidos en nuestro país, aunque según datos de la concesionaria local constituyen al menos el 20 por ciento del mercado, donde predominan automóviles de la marca Gol y, en menor medida, los de modelos sancionados en Estados Unidos, como Jetta, Golf y Passat.

La posibilidad de que el Gobierno paraguayo determine medidas para garantizar la seguridad de los usuarios de la marca alemana en problemas, y del medio ambiente en general, no se avizora a corto tiempo, e incluso ha sido motivo de comentarios irónicos.

“Jamás van a controlar, y la prueba la tenemos a diario, con los colectivos chatarras que despiden humo negro abiertamente, y ni qué decir de los camiones viejos que circulan por las calles y rutas”, expresó Carlos Lara en su sitio social.

Volkswagen, el mayor fabricante de autos alemanes, enfrenta la peor crisis de su historia después de que Estados Unidos revelara que instaló un software para esquivar controles medioambientales en 11 millones de vehículos diésel de todo el mundo.

El responsable de descubrir el engaño fue Peter Mock, director del grupo medioambiental Internatinal Council for Clean Transportation (ICCT, por sus siglas en inglés), después de que intentara demostrar que los controles de gases contaminantes en Europa son mucho menos exigentes que en Estados Unidos.

Por de pronto, el escándalo le costará a la marca 29.000 millones de euros, que incluye la multa de 18.000 millones de euros y la amenaza de demanda masiva de todos o cualquiera de los 482.000 propietarios de automóviles VW y Audi en Estados Unidos afectados por las emisiones de gases nocivos.

Hace un año, un equipo liderado por Mock se dispuso a estudiar las emisiones contaminantes de los modelos Jetta, Passat y BMW X5, para lo cual utilizó un sistema portátil de medición de emisiones que se coloca en el maletero de los autos, con el cual descubrió el engaño.

El sistema en cuestión analiza directamente los humos que salen del tubo de escape en tiempo real, mientras el vehículo se desplaza.

Mientras el BMW X5 pasó la prueba, el Volkswagen Jetta tenía emisiones de óxidos de nitrógeno 35 veces superiores a la medida legal, y el Passat tenía 20 veces más.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *