Ni flagrancia ni confesión de parte motivan imputación a ex intendente

La fiscala Sara Torres demora en imputar al ex intendente de Emboscada, a pesar de contar con los elementos y documentos que respaldan la elevación de la causa a la justicia penal.

La fiscala de Delitos Ambientales, Sara Torres, no ha mostrado aun síntomas de que el ahora ex intendente municipal de Emboscada, Raúl Peña, será imputado por su responsabilidad en el funcionamiento de un vertedero clandestino en plena zona urbana, que según técnicos de la SEAM no ha cumplido ni una sola norma o exigencia prevista en la ley para ese tipo de servicio a la ciudadanía.

El caso fue descubierto en flagrancia por la fiscala Torres, quien incluso recibió el pinchazo de una aguja tirada en el basural, en un incidente con susto que no pasó a mayores mediante la oportuna intervención de un profesional médico que acompañaba la intervención por la parte denunciante.

A más de ello, el entonces intendente municipal de Emboscada, Raúl Peña (renunció en agosto para tentar un tercer período de mandato en el cargo), confesó su responsabilidad en el hecho, a pesar de lo cual la fiscala Torres demora en imputarlo, en un hecho que despierta suspicacia en la población, especialmente en vecinos que piden que el caso no quede en el opareí.

Peña admitió que ha obrado mal al autorizar el funcionamiento del vertedero mau en una zona poblada, sin contar con la disposición obligatoria de la Secretaría del Ambiente.

“Se ha obrado mal, pero es lo que pudimos hacer”, confesó al ser abordado por La Mira.

Las expresiones no le restan mérito de responsabilidad ni reproche de culpa, por lo cual la fiscala Torres hubiera procedido a imputar sin más demora al principal acusado del delito ambiental, con el agravante de la basura patológica hallada en el lugar de la intervención, en los bajos del barrio Santo Tomás, habitada por familias humildes.

En su descargo, Peña también dijo que la ciudad tiene “muchísimos problemas”, a pesar de que el mismo se venía desempeñando como intendente desde hacía más de 9 años.

Reconocido por su demagogia y habilidad para engañar a incautos con promesas incumplidas, el delfín liberal emboscadeño quiso justificarse diciendo que “en esta ciudad hay mucho odio y así no se puede trabajar”.

En un primer momento, la fiscala Torres dijo que aún no contaba con todos los elementos necesarios para proceder a la imputación, específicamente los informes solicitados a la SEAM, Ministerio de Salud y Municipalidad de Emboscada, pero aun con todos estos documentos a mano demora en elevar la causa a la justicia penal, en medio de sospechas de vecinos afectados por el basural, quienes fueron testigos de la intervención fiscal y no entienden cómo es que el Ministerio Público le otorga tantos beneficios al presunto transgresor del delito ambiental.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *