Mujeres trabajan más y ganan menos que los hombres

Más del 93 por ciento de las mujeres realiza actividades no remuneradas, frente al 85 por ciento de los hombres, señala la primera Encuesta de Uso del Tiempo en Paraguay.

En noviembre pasado, la Dirección General de Estadística, Encuestas y Censos (DGEEC) dio a conocer los principales resultados de la primera Encuesta de Uso del Tiempo (EUT) en el Paraguay, afirma la socióloga Verónica Serafini.

Los principales resultados, según sostiene, señalan importantes desigualdades de género en la asignación del tiempo entre trabajo remunerado y no remunerado.

Una mayor proporción de hombres (65,5 por ciento) que de mujeres (42,2 por ciento) participa en actividades productivas.

Ellos, además, le dedican más horas a la semana (49,5 horas) que las mujeres (40,4 horas).

En contrapartida, el 93,9 por ciento de las mujeres realiza actividades no remuneradas, frente al 85,1por ciento de los hombres.

Las mujeres dedican 28,7 horas semanales a esta actividad, mientras que los hombres solo 12,9 horas por semana, afirma Serafini en un artículo con su firma titulado “Paraguay ya cuenta con una encuesta de uso del tiempo”, y divulgado por la revista Economía y Sociedad.

Este órgano, perteneciente al Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (CADEP), destaca que una variable interesante -dado el importante esfuerzo de inversión en infraestructura vial y transporte público que el Paraguay está realizando- es el tiempo de transporte al lugar de la ocupación principal.

En promedio, las personas -a nivel nacional- destinan 4,3 horas semanales al traslado a la ocupación principal; los hombres 4,8 horas semanales y las mujeres 3,6 horas semanales, precisa el informe.

Serafini recalca que el diseño de políticas de cuidado, laborales, agropecuarias, de transporte, educativas, de conciliación entre trabajo y familia interesa no solo al sector público, sino también al sector privado, que ofrece bienes y servicios y demanda trabajo.

“En cualquiera de los casos, el tiempo constituye un activo que debe ser considerado en la discusión del desarrollo y del bienestar”, puntualizó la experta.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *