Metidas de pata de encuestadoras ponen en remojo las bocas de urna

Muchos votantes demostraron un civismo ejemplar y dosis de patriotismo al acudir a depositar sus votos a pesar de dificultades, mientras empresas privadas se encargaron de facilitar datos inexactos que oscurecieron la transparencia electoral. (Foto: La Mira).

Siempre ha ocurrido, pero en esta ocasión quizás como pocas veces las empresas encuestadoras se pasaron de la raya en la previsión de resultados electorales, generando un mar de rechazo y tendal de indignados, que piden suprimir las llamadas “bocas de urna” para evitar que en el futuro los guarismos dados a conocer públicamente en pleno horario de votación generen falsas expectativas que finalmente contaminen el proceso eleccionario.

“No creo que haya en el mundo una empresa que brinde resultados exactos de un evento de sufragio, pero nuestras encuestas han sobrepasado en mucho los límites de tolerancia permitidos”, afirmó Luis Alberto Candia, en coincidencia con apreciaciones similares o de grueso calibre emitidas de forma multiplicada en las redes sociales.

Candia, empleado de una firma comercial del centro de Asunción, comentó a La Mira que “muchas encuestadoras venían con un halo de seriedad basado en pronósticos históricos que, según ellos, avalaban sus datos porcentuales”.

“En la práctica, sin embargo, se ha visto todo lo contrario”, recalcó, tras recordar el 27 por ciento de diferencia para arriba que la encuestadora Capli le concedió al candidato presidencial Mario Abdo Benítez, por sobre el principal contendiente Efraín Alegre, en el tramo final de la campaña electoral previo a las elecciones generales.

“En los hechos, se sabe que esa diferencia apenas fue del 3 y pico por ciento, y aunque el resultado final favoreció al candidato señalado tempranamente como virtual ganador, los números no fueron tales, perjudicando gravemente el proceso electoral, las propias elecciones y, principalmente, a la gente de la oposición”, puntualizó el indignado.

La metida de pata de las encuestadoras ha calado hondo incluso en sectores oficialistas, que anunciaron que pedirán una ley que prohíba dar a conocer resultados a través de las conocidas bocas de urna, de modo a transparentar no solo el proceso sino, fundamentalmente, el resultado final de una elección.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *