La producción de droga sube en proporción diametral a las intervenciones de Senad

Marihuana a tutiplén en un dominio rural incautada por la Senad. La estructura mafiosa no se ve amedrentada por las ocasionales intervenciones y multiplica su producción, convirtiendo al Paraguay en un país narco.

La Senad se encuentra ampliando el ingreso a centros de producción de marihuana en diferentes puntos geográficos del país, según un informe de la institución antinarcótica.

En Caaguazú, un grupo operativo ingresó hasta el interior de una importante superficie de procesamiento para la eliminación de unas 18 toneladas de la droga.

Ante la disposición de atacar una fuente económica del narcotráfico, los denominados “agentes especiales” desarrollan incursiones a gran escala en zonas consideradas clave para la producción de la droga.

En la localidad de San Joaquín, distrito de Caaguazú, una intervención permitió detectar el funcionamiento de bases de procesamiento de toneladas de cannabis en el interior de la estancia “Guayakí”, pero como siempre ocurre la Senad no reportó la identidad del propietario.

La distribución por fase de procesamiento estaba separada en distintos puntos de las superficies erradicadas.

De esta forma fueron destruidos 12.630 kilos de marihuana picada, distribuidos en 421 bolsas, a más de 2 hectáreas con plantaciones listas para la cosecha, equivalentes a 6.000 kilos de la “merca”.

También fueron descubiertos y posteriormente incinerados 3 campamentos precarios con recursos logísticos para el procesamiento de la marihuana.

En la búsqueda por obtener sitios donde iniciar el proceso de cultivo, los traficantes en muchos casos ingresan a terrenos privados.

Otra situación que causa preocupación es la extensa cobertura boscosa que está bajo el poder de las estructuras de tráfico.

En la incursión de Caaguazú las operaciones han ocasionado un perjuicio económico de 558.000 dólares a la mafia del narcotráfico.

De acuerdo a datos, por cada planta de marihuana destruida se cultivan posteriormente dos, con lo cual la superficie de producción, lejos de ser desalentada con las ocasionales intervenciones de la Senad, se incrementa cada vez más, para hacer patente la calificación de primer país productor de cannabis que mantiene desde años el Paraguay.

Comentarios

Comentarios

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *