Intervenciones de la Senad, antes que desalentar, alimentan la producción de droga

Escena repetida infinitas veces acerca de las intervenciones de la Senad, que en la práctica de nada sirven porque el narcotráfico multiplica su producción en Paraguay.

Lejos de ser erradicado y enfrentado con posibilidades de éxito, el narcotráfico se ha instalado con fuerza en territorio paraguayo, ante la ineficiencia del sistema funcional y operativo de la Senad, con resultados que evidencian una derrota por goleada ante la mafia enquistada en nuestro país.
En uno de los últimos procedimientos, un establecimiento rural ubicado en la jurisdicción de Pedro Juan Caballero, departamento de Amambay, fue allanado por llamados agentes especiales de la Secretaría Nacional Antidrogras, acompañados del Ministerio Público.
Dentro de la propiedad fueron descubiertas casi 3 toneladas de marihuana y otras evidencias que indicaban que el lugar era utilizado como depósito de cannabis.
La estancia intervenida se denomina “La Niña”, no informándose sobre el nombre del propietario y datos que lleven a identificar a posibles responsables de la producción ilícita.
La Senad repite siempre que los narcos acostumbran utilizar tierras abandonadas o sin control de sus dueños para justificar la falta de datos, pero la ley paraguaya señala que los propietarios son responsables de la ocurrencia de delitos dentro de sus tierras, con algunas excepciones, como los accidentes debidamente demostrados.
Las incursiones en la zona boscosa de la propiedad se realizaron en base a investigaciones realizadas con el acompañamiento del Ministerio Público, señala el informe de la Senad, de lo cual se deduce la inutilidad del trabajo de inteligencia, sustentada en la puntual inexistencia de detenidos.
El precario campamento era utilizado como depósito, y dentro del mismo descubrieron 1.428 kilogramos de marihuana prensada, distribuidos en 34 bolsas, y además 1.566 kilos de marihuana picada, contenidos en 87 bolsas.
Todas las sustancias incautadas fueron supuestamente incineradas en el lugar.
“Los controles realizados por los antidrogas serán intensificados por la zona, para evitar que más establecimientos rurales sean utilizados para el negocio ilícito que implica la producción de marihuana”, recalca el informe oficial, que es tangencialmente contrario a los hechos, pues las intervenciones realizadas se traducen en la multiplicación de la producción.

 

 

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *