Imágenes de indignados venezolanos recorren el mundo

Venezolanos inundan el paso fronterizo en busca de comida y medicamentos en Colombia. Las imágenes de los indignados recorren el mundo, mientras el descompensado gobierno de Maduro ofrece respuesta ideológica.

Imágenes impactantes de venezolanos cruzando la frontera para surtirse de alimentos en Colombia recorrieron el mundo, mientras el gobierno de Nicolás Maduro busca argumentos para explicar la crisis que golpea al país caribeño y pone contra las cuerdas el sistema ideológico bolivariano, señalado de generar estragos en la economía social del otrora paraíso sudamericano.

Según datos de agencias internacionales de noticias, solo entre el sábado y domingo pasados unas 120.000 personas salieron de Venezuela para surtirse de comida y medicamentos en ciudades de Colombia.

La situación ha generado reacciones variadas en ambos países divididos por la ideología, e interpretándose de manera diferente el fenómeno, el cual representa la parte visible de un gobierno venezolano acogotado de críticas, que los sucesores de Chávez entienden como parte de una conspiración internacional capitaneada por Estados Unidos que, según Maduro, “quiere ver la destrucción de Venezuela” supuestamente para apoderarse de sus ricas reservas de petróleo.

Solo el domingo, 90.000 indignados venezolanos entraron a Colombia a través del puente Simón Bolívar, controlados por militares, policías y agentes aduaneros, quienes exigían como única documentación el carnet de identidad venezolano.

“Libertad por unas horas, pero libertad al fin”, afirmó una indignada en declaraciones publicadas por el diario español El País.

El acuerdo contempla el paso por un día, tras lo cual los indignados deben volver a su país luego de aprovisionarse de alimentos de primera necesidad y medicamentos, señala la crónica del caso, que no hace alusión a incidentes protagonizados por delincuentes que se aprovechan de la situación para robar a la gente.

El desabastecimiento en Venezuela, sumado a la inflación que no baja del 50 por ciento hace años, y el elevado precio de los pocos productos que sobran en los supermercados, han precipitado una situación de carestía histórica en el país bolivariano, que en contrapartida ofrece argumentos ideológicos como respuesta.

 

 

 

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *