Hay proyectos aprobados y recursos, pero no avanzan obras en Asunción

Estado calamitoso en que se encuentra la calle Cap. Leonardo Britos del residencial barrio San Jorge de Asunción. La Municipalidad promete repararla, pero las cuadrillas nunca llegan. Ejemplos como estos sobran en la capital, ante el dolor y la impotencia de la gente.

Asunción está quieta.

Las obras no avanzan.

Hay proyectos aprobados y se tienen los recursos financieros, pero la burocracia termina perjudicando a los asuncenos.

Es la realidad de lo que pasa en la Comuna, según los mismos técnicos y funcionarios que reconocen impotentes el estado de cosas.

La escasa agilidad de la Municipalidad de Asunción en la toma de las decisiones, que incluso cuenta con recursos aprobados y disponibles, esta dañando, en algunos casos, el inicio, y en otros, la continuidad de los trabajos a favor de la ciudad y su gente.

Entre las obras que merecen una mayor atención de la Comuna capitalina está la recuperación de la bahía de Asunción, el tratamiento de aguas servidas, el Parque Guasu, la cuenca del Ytay, y las obras que tienen que ver con la recuperación del microcentro, que si no son tratadas a tiempo corren el riesgo de matar el casco histórico y su entorno rico en historia y tradición.

De ser madre de ciudades, Asunción se ha convertida en hija de las necesidades, y luce hoy día desteñida, sucia, desarreglada y, para peor, sin señales claras de que vaya a cambiar la desagradable situación que indigna a la gente.

Parte de las quejas es responsabilidad directa del director general de Obras de la Comuna, ingeniero Samuel González, aunque otra buena ración de críticas se dirige al Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC).

En todo este tiempo, ambas instituciones públicas no han mostrado la mínima intención –hay pruebas fehacientes- de sentarse a dialogar y consensuar en torno a un futuro mejor para los asuncenos, a quienes solo les resta aguardar un destino diferente y digno con autoridades que valgan la pena.

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *