Expectativa y compás de espera en pueblo olvidado por Salud Pública

Nelson López, intendente municipal, criticado por mentiroso. Priorizó la construcción de un hipódromo municipal para “diversión de la gente”, mientras el servicio de salud pública del pueblo se cae a pedazos.

Corre el plazo solicitado por las autoridades de Salud Pública para reivindicar los derechos de salud de la ciudad de Nueva Colombia.

Este viernes 15 de mayo vence el tiempo pedido por la 3ª. Región Sanitaria para proveer una ambulancia destinada al traslado de pacientes críticos, especialmente enfermos graves, accidentados o embarazadas a punto de dar a luz, a centros sanitarios con mayor capacidad de respuesta que el anémico local de atención que tienen a mano los 5.000 pobladores de la localidad cordillerana.

“A las 9:00 de la mañana, la propia directora de la Región Sanitaria, Dra. Doricel de Salazar, dijo que la ambulancia estará en el puesto de salud, a disposición de la gente”, anunció la señora Rafaela González de Bareiro.

Se trata de la ciudadana que este martes cumple 38 días de huelga de hambre, iniciada precisamente a raíz del estado de abandono en que se encuentra el puesto de salud, a pesar de los recursos presupuestarios de que dispone para cumplir con su misión, y otros fondos que, en los papeles, deberían ser destinados a mejorar la atención pública.

Las autoridades se lavan las manos señalando que “no alcanza la plata”, en medio de la sospecha ciudadana de que hay “filtración de recursos”, y lo que realmente no alcanza es la idoneidad y capacidad de respuesta para proveer necesidades básicas elementales a los pacientes.

“Este pueblo jamás ha recibido informes de gestión, tanto del intendente municipal como del director del puesto de salud”, afirmó Magdalena Cáceres, quien asume como suyo el sacrificio de Rafaela González por los derechos de la ciudadanía postergada.

“Nadie sabe acá dónde, cuándo y cómo se destina el presupuesto público. Lo único que sabemos es que el intendente derrochó millones de guaraníes para construir un hipódromo municipal que no le sirve al pueblo, sino a un grupo privilegiado de timberos”, tiroteó la indignada.

La huelguista empezó a recibir tratamiento de hidratación a partir de este lunes, luego de que quedara firme la promesa de la 3ª. Región Sanitaria de desembarcar con la reclamada ambulancia en el Día de la Madre, para regocijo que quienes son, precisamente, víctimas del desnutrido sistema de salud.

“En Nueva Colombia, todos están pendientes del viernes. Queremos estirar con un gancho ese día, porque creemos que va comenzar una nueva etapa en nuestro nivel de vida, con atención medianamente buena a nuestra salud, si se tiene en cuenta que, después de la ambulancia, la 3ª. Región también prometió dotar de medicamentos y contratar al menos tres doctores más, un pediatra, un ginecólogo y un clínico general”, apuntó Rafaela González.

 

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *