Expectativa sobre posible causa del incendio en ANDE

El incendio de grandes proporciones amenazó con desencadenar en un escándalo mayúsculo con trascendidos sobre presunta contaminación con askarel, que un frente de investigaciones busca develar para retornar la tranquilidad en el asustado vecindario.

En los primeros días de diciembre próximo se conocerían los resultados de al menos tres frentes de investigaciones que llevan adelante expertos en siniestros para conocer la causa del incendio en el depósito de materiales descartados de la ANDE, ubicado en el barrio Laurelty de San Lorenzo.

Por un lado, un especialista europeo contratado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) desarrolla una recargada agenda de intervenciones, cuyos detalles no trascendieron, con el objetivo de aclarar dudas y sospechas sobre el hecho, que incluye un posible acto de sabotaje.

Un experto mexicano también se ha involucrado en la investigación y, al igual que el anterior, no ha dejado filtrar ninguna de sus actividades.

Sobre el punto, se dio a conocer que las actividades se realizan en un marco de seguridad, con el fin de no entorpecer los trabajos y así garantizar resultados claros y objetivos.

“Aquí no hay nada que esconder, sino tratamos de cumplir con rigor los protocolos de seguridad para evitar eventuales malentendidos que ocurren con frecuencia en imponderables de este tipo”, explicó un técnico abordado por La Mira.

La ANDE, por su lado, ha ordenado otro frente de investigaciones en base al trabajo de técnicos propios quienes, por boca del presidente de la institución energética, dieron a entender en un primer momento que existían evidencias de sabotaje, aunque después se desinfló esta posibilidad.

El titular de la ANDE, Ing. Víctor Romero, llegó incluso a señalar con el dedo a referentes del Frente Guasu, que de inmediato salieron a desmentir el hecho tras calificar la acusación de irresponsable y mal intencionada.

La Secretaría del Ambiente también realiza actividades, en el marco de la preservación de la salud poblacional del entorno del depósito, donde estaban guardados centenares de transformadores en desuso que guardan en su interior un líquido venenoso conocido comercialmente como askarel.

La posibilidad de que el askarel haya contaminado el sector, a través del humo provocado por el incendio, generó un clima de terror en el vecindario, más aun después de que brigadas de salud pública desembarcaran en Laurelty para asistir a personas que mostraban síntomas de contaminación.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *