“En Nueva Colombia tienen más atención los caballos de carrera que la gente”

Para doña Martina de Ramos la edad no es obstáculo a la hora de exigir reivindicaciones. Se siente orgullosa de su pueblo y avergonzada de sus autoridades. “Acá tienen más cuidado y atención los caballos de carrera que la gente”, expresó.

Mientras Rafaela González de Bareiro cumple este domingo 26 días de huelga en demanda de una ambulancia, más medicamentos y doctores para el puesto de salud de Nueva Colombia, la ciudadanía se moviliza y hace causa común con la mujer que ha tomado la extrema determinación.

Martina Ruiz de Ramos, de 74 años, lamentó el estado de abandono en que se encuentra el centro sanitario.

“Necesitamos acá una autoridad que le quiera a su pueblo y no solo a sus caballos de carrera”, dice la anciana en un momento de la marcha de protesta realizada desde el puesto de salud donde se encuentra internada (aunque sin cuadro patológico o emocional grave aparente) la huelguista de hambre, y la casa del intendente municipal, Nelson López, ubicada a una cuadra del lugar.

“Para la política hay mucha plata, más todavía en estos días, porque se habla que el Presidente de la República va tirar mucha plata para que se gane su caballo, pero acá el único caballo que gana es del intendente, la gente no cuenta acá, menos todavía los pobres”, se quejó la mujer, de rostro curtido y expresión clara en idioma guaraní.

“Yo me pregunto para qué queremos un intendente si al final no va a cambiar nada en este pueblo, solo ser más rico cada día, y nosotros cada vez más pobres y sin apoyo”, lamentó doña Martina.

Calificó de “una pena” que las autoridades superiores del Gobierno se mantengan calladas ante la denuncia del pueblo acerca de las necesidades que existen en el puesto de salud, que hace tiempo debió convertirse en centro de salud, atendiendo a la cantidad poblacional (5.000 habitantes).

“El intendente tiene que aclarar en qué gasta el dinero que recibe de los royalties”, dijo por su lado Felicita Florentín.

“Sabemos que una parte de los royalties debe ser destinado a mejoramiento de infraestructura sanitaria y atención a la salud, pero acá no se invierte nada, más que el mísero presupuesto propio de Salud Pública”, indicó.

Al igual que muchas madres de familia, se quejó de la falta de al menos un médico ginecólogo y un pediatra para atender la gran demanda.

“La única doctora que tenemos tiene que partirse en mil pedazos para atender a las personas que se acercan al puesto de salud con necesidades de atención; cuando hay complicaciones nos dicen que vayamos al centro de salud de Emboscada, donde, igual que nosotros, nada tienen; o a Altos, que es la misma cosa”, puntualizó la señora Antonia Escobar.

“En Nueva Colombia hay un descontento generalizado de la gente, que todavía tiene miedo para salir a la calle a protestar. Solo quiero aprovechar este medio para decirle al presidente Cartes que tiene que ordenarles a su ministro de Salud y al ineficiente director de la 3ª. Región Sanitaria que trabajen y solucionen los problemas que tenemos, porque hemos decidido no quedarnos más de brazos cruzados”, recalcó Escobar.

 

 

 

 

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *