En la mayor crisis del fútbol se hizo la mejor Copa América

La Copa América cierra el telón, como culminación de una organización impecable en todo sentido, sin que se notara en absoluto el escándalo que sacude al fútbol mundial. Un paraguayo capeó el mal momento; una verdad que no puede ser desconocida.

En medio de una tremenda crisis, la Copa América que se jugó en Chile ha sido uno de las mejores torneos disputados en los últimos tiempos. Los datos, números y resultados del éxito están en la vista.

Pese a la eliminación tempranera del poderoso Brasil, y que Argentina, vicecampeón del mundo, no haya logrado el título, por citar a los dos grandes del continente, la competencia deportiva llenó las expectativas de los participantes.

¿Quién podía suponer que la Copa América iba a ser una de las mejores, en medio del fuerte golpe que recibió la Conmebol, como secuela de la denuncia de corrupción que afecta a la FIFA y por la  acción de algunos de sus ex presidentes?

Posiblemente, muy pocos tuvieron una perspectiva positiva, si se tenía en cuenta el embrollo que venía sobre la organización.

A las denuncias de la Fiscalía de los Estados Unidos sobre figuras encumbradas de la federación mundial del fútbol se sumaron las dudas sobre las posibilidades financieras para cumplir con los compromisos.

Además, el retaceo comenzaba a hacerse notar de parte de los auspiciantes, y emergían miradas interesadas de empresas que querían sacar ventaja en ese río revuelto.

Amén del mérito para las nuevas autoridades de la entidad continental, un valor inconmensurable tienen los organizadores locales.

Ellos brillaron en cada partido por su capacidad de organización y la confianza que recibieron al rodearse de una multitud que siguió el torneo.

Todo eso sucedía justo cuando el gobierno de Michelle Bachelet comenzaba a recibir porcentajes bajos en su índice  de popularidad. Los chilenos llenaron estadios y mostraron una cultura cívica, casi quisieron exportar lo mejor de ese país sin importar, incluso, el gobierno de Bachelet.

Cada ciudad puso su cuota local para que los visitantes se sintieran como en su casa. Cada ciudadano y ciudadana de ese país fue respetuoso con las delegaciones extranjeras.

La mejor muestra de ubicación ciudadana dieron cuando se cantaban los himnos de los países participantes, que acompañaron en silencio y luego brindaron calurosos aplausos al terminar los cánticos.

Otro hecho llamativo es que en cada estadio, como es normal, coreaban el aliento a la selección de sus amores, por más que el equipo no esté jugando en esa localidad.

Ni el más optimista de los mortales habrá esperado que la Copa América haya tenido un majestuoso desarrollo.

El final fue de “cinco estrellas”. Todo salió a la perfección, muy contradictorio con toda la batahola que afectaba al mundo peloteril.

Algunos medios de prensa, analistas deportivos, observadores de todo tipo daban un pronóstico negro sobre el torneo continental. Sin embargo, hoy día, a la luz de los resultados, quien más quien menos acepta que lo jugado en Chile fue brillante en su organización y eficiente en su desarrollo.

La evaluación objetiva, por encima de los prejuicios e intereses personales y de grupos, es que la Copa América resultó un rotundo éxito.

Lo paradójico es que ese resultado se dio en el momento más álgido, difícil, complicado, en fin, durante la mayor crisis en toda la historia del fútbol.

Aunque costará admitirlo, es de criteriosos reconocer que en medio de esa tormenta, con vientos huracanados que venían de norte a sur y de este a oeste, fue un paraguayo el que capeó ese mal momento. Nos guste o no, es una verdad que no se puede desconocer.

Pasada la primera semana, con más tiempo, y mirando los hechos, se puede afirmar que la Copa América disputada en Chile fue uno de los mejores torneos disputados, con el agregado de que se desarrolló en medio de una guerra de denuncias, acusaciones, de dimes y diretes, que no afectaron la muñeca de los capitanes que tenían la misión de sacar una competencia sin reparos.

Vaya paradoja, justo en la peor crisis del fútbol se realizó la mejor Copa América.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *