“El peor escenario: se condenó a inocentes”, dijo Lugo

“No hubo pruebas contra los acusados”, dijo Lugo en tono comedido, diferente a la dialéctica expresada por correligionarios y referentes políticos y sociales que defienden la causa de los campesinos en Marina Cue.

El ex presidente de la República Fernando Lugo afirmó que se cumplió a rajatablas el libreto preparado en el Caso Curuguaty y se condenó a inocentes.

En tono comedido, diferente al de sus correligionarios y referentes que defienden la causa campesina en Marina Cue, Lugo lanzó críticas contra el sistema de justicia del Paraguay, omitiendo nombres y otros detalles, entre ellos la supuesta responsabilidad de la “derecha” representada por los partidos Colorado y Liberal, a la que alude sistemáticamente la izquierda paraguaya.

“En este acto, que se hace llamar juicio, no hubo pruebas contra los acusados”, señaló, tras explicar que la ley exige la presentación de pruebas irrefutables contra una persona antes de ser condenada, “pero acá no hubo nada de eso”.

A diferencia de situaciones anteriores, cuando se refirió al Caso Curuguaty, en esta ocasión Lugo mostró cuidado en sus declaraciones.

Según entendidos, se trata de una estrategia que busca no generar situaciones enojosas en algún sector político o social cuyo voto sería importante para las próximas elecciones generales, donde el ex obispo buscaría el rekutu, a pesar de que la Constitución Nacional lo prohíbe.

Existe opinión dividida con relación a la responsabilidad de Lugo en los hechos registrados el 12 de junio de 2012 en Marina Cue, zona de Curuguaty (departamento de Canindeyú).

Ese lugar, reivindicado entonces por la familia Riquelme, fue denunciado como víctima de invasión, generándose un conflicto de proporciones que derivó en la muerte de 11 campesinos y 6 policías y precipitó una crisis política que acabó con la rápida destitución del presidente de la República en un cuestionado juicio político.

Según los campesinos instalados en Marina Cue, esas tierras pertenecen al Estado paraguayo, razón por la cual decidieron ocuparla con el argumento de que se trataban de campesinos sin tierra.

Esta postura ha sido varias veces opuesta con el criterio de que en ningún caso la ley aprueba las ocupaciones o invasiones, sino la tenencia o propiedad legal de la tierra a través de mecanismos legales que, según los campesinos, son letra muerta para los pobres.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *