Paraguay tiene limitaciones para cumplir exigencias de comercio bilateral

Masi considera “poco probable” que el país esté en condiciones de cumplir las normas en los campos de inversiones, propiedad intelectual, compras gubernamentales y cuidado del medioambiente que exigen los acuerdos bilaterales de libre comercio.

El sociólogo Fernando Masi señala dudas sobre la conveniencia, para el Paraguay, de  levantar la decisión que no permite a países del Mercosur negociar en forma directa y bilateral acuerdos de libre comercio con bloques y países del mundo.

Esta posibilidad volvió a estar presente hace un tiempo, cuando el ministro de Industria del Brasil hizo afirmaciones sobre los obstáculos que significaba esta decisión mercosuriana para las negociaciones con la Unión Europea (UE).

En la edición número 31 de la revista Economía y Sociedad, del Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (CADEP), el sociólogo afirma que en realidad el Mercosur se encuentra estancado hace tiempo en una zona de libre comercio y que el sueño de una unión aduanera, en camino hacia el mercado común, se está convirtiendo en algo lejano.

Afirma también que el Mercosur ha llegado a fijar pocas instancias comunitarias y que una de ellas es la decisión de negociar, en bloque, acuerdos de libre comercio con terceros.

Sin embargo, las negociaciones con la UE muestran las complicaciones de esta decisión.

Por una parte, Venezuela no participa porque no ha cumplido todavía sus deberes comerciales con el Mercosur, y se encuentra en graves problemas internos.

Por otro lado, la situación económica argentina deja poco margen de apertura de ese país.

Para completar, Bolivia, como nuevo socio pleno del Mercosur, se negaría a firmar un acuerdo con la UE porque concibe la integración desde otra óptica.

Con relación a la conveniencia o no que el Paraguay celebre acuerdos de libre comercio de manera bilateral, Masi considera que es poco probable que el país esté en condiciones de cumplir las normas en los campos de inversiones, propiedad intelectual, compras gubernamentales y cuidado del medioambiente que estos acuerdos exigen.

Sin el paraguas del Mercosur, al no considerarse las asimetrías, el Paraguay será sometido a un régimen de reciprocidad y no de trato diferenciado, sostiene.

Interpreta que si nuestros vecinos realizan estos acuerdos bilaterales, y el Paraguay no logra hacerlo, nuestro país puede perder mercados ya ganados en la región y oportunidades de inversión extranjera.

Por todo esto, Masi concluye que se impone una consideración cuidadosa de las consecuencias para el Paraguay de la eventual supresión de la Decisión CMC 32/00.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *