Drogas no solo venden los narcos, sino las farmacias

Muchos jarabes para la tos, de venta libre en cualquier farmacia, contienen codeína, un opiáceo que genera adicción, alertan estudios médicos acerca de drogas adictivas legales que no distribuyen los narcos, sino las farmacias.

Muchas de las drogas más adictivas que existen no son ilegales. No son distribuidas por narcotraficantes, sino por farmacéuticas, vendidas en los mostradores de las farmacias o al alcance de la mano en el pasillo de un supermercado.

Y aunque estas drogas sean perfectamente legales, y puedan tener ciertos beneficios, son más peligrosas porque la gente confía en la ciencia médica y se deja llevar alegremente por sus efectos, creyendo ingenuamente que “las medicinas sólo sirven para curar”.

Según estudios, las 8 drogas legales más adictivas son:

1) Alcohol: Es igual de adictivo, o más, que cualquier droga ilegal. Quizá no sea tan adictivo como la cocaína o la heroína, constituye un enorme problema por los daños que provoca al adicto y todo su entorno. La ciencia no descubrió aún por qué la herencia es tan importante en el alcoholismo, en comparación con otras drogas.

2) Nicotina: Una de las drogas legales más accesibles y adictiva. Muy pocas personas son capaces de fumar ocasionalmente sin volverse adictos. A diferencia de los alcohólicos que dejan de beber de golpe, los fumadores tienen a su alcance toda una variedad de métodos que les dan la ilusión de estar dejando el hábito, pero pocas veces funcionan. La mayoría de los ex fumadores recaen en el vicio.

3) Opiáceos: Los analgésicos opiáceos (entre ellas la morfina), son altamente adictivos porque contienen dosis de heroína, que han aumentado de manera descontrolada en los últimos años. Al principio causan un efecto de euforia, pero su ingestión continuada crea adicción inevitable.

4) Benzodiacepinas (Valium): Usualmente se utilizan para tratar la ansiedad severa y ataques de pánico. Dejar las benzodiacepinas puede ser mortal. Su efecto es similar a dejar el alcohol, porque el adicto puede caer en un estado de delirium tremens o fallecer víctima de un paro cardiaco.

5) Medicamentos para tratar el TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad): Se trata de estimulantes como el Ritalin, el Adderall o el Concerta, que se han vuelto un grave problema entre los estudiantes porque piensan que les ayuda a estudiar mejor. Sin embargo, estos medicamentos pueden causar alucinaciones, paranoia, obsesividad e insomnio. Según los estudios, dejar de consumirlos, una vez que prendió la adicción, puede producir depresión.

6) Ambien: Es un medicamento efectivo para dormir, pero también puede crear fácilmente dependencia. En este caso, genera amnesia, hambre, pérdida de memoria y actitudes peligrosas, propias de la locura.

7) Jarabe para la tos: Los científicos recomiendan tener mucho cuidado con las recetas para atacar la bronquitis, sinusitis o fiebre del heno porque los jarabes contienen codeína, un opiáceo que produce adicción. Nunca debe ser mezclada con alcohol porque puede causar paro respiratorio.

8) Esteroides anabólicos: Son recetados para tratar bajos niveles de testosterona y para ayudar a ganar masa muscular en personas enfermas de cáncer y Sida. Usarlos continuamente puede causar cambios de ánimo, irritabilidad, paranoia y agresividad. Además, dañan los riñones, el hígado y el corazón.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *