Enorme legado de Ruiz a favor de la ganadería paraguaya

Los productores destacaron el legado de trabajo, seriedad y perseverancia legado por el Dr. Ruiz, quien será recordado como el presidente más exitoso de la ARP por los logros históricos consumados en el sector.

Referentes importantes del sector productivo nacional destacaron la trayectoria exitosa del Dr. Germán Ruiz como presidente de la Asociación Rural del Paraguay para materializar un despegue histórico de la ganadería en base a un trabajo de concienciación, acompañado de valores añadidos de trabajo e inversión.

“Los méritos pueden acreditarse al equipo directivo, pero es justo y oportuno en estos momentos resaltar la dinámica y, sobre todo, la seriedad y responsabilidad del Dr. Ruiz para llevar adelante una misión que se ha visto coronada con éxitos en cadena del ganado paraguayo y su producto estrella, la carne”, expresó el Ing. Fidel Zavala.

En el acto de sepelio del Dr. Ruiz, realizado este domingo en el cementerio de la Recoleta de Asunción, ganaderos presentes destacaron el profundo dolor que afecta al gremio productivo nacional por el fallecimiento del presidente de la ARP a causa de una afección cardíaca.

A su turno, el arzobispo de Asunción, monseñor Edmundo Valenzuela, ofició una misa de cuerpo presente en el templo ubicado sobre la avenida Mariscal López, destacando el espíritu de servicio y amor al prójimo prodigado por Ruiz, entre tantos otros méritos sociales y cristianos concretados a través de la Fundación de la ARP (Fundarp).

“Los productores nos sentimos profundamente sorprendidos y dolidos por su tempranera desaparición, y creo que la mejor forma de honrar su memoria, y todo lo que hizo a favor de la ganadería paraguaya, es seguir sus pasos con seriedad y patriotismo”, afirmó Neversindo Cordeiro.

Las grandes preocupaciones del Dr. Ruiz fueron la pobreza, la inseguridad, el EPP, la corrupción en el poder, los planilleros, los subsidios injustificados, el contrabando, el pésimo estado de rutas y caminos vecinales, el abigeato, el narcotráfico, los aduladores, la politiquería y la demagogia para justificar la inoperancia, entre tantos otros puntos marcados en negro en su agenda de trabajo.

“Alguna vez tiene que terminar todo esto”, acostumbraba decir entre dientes, mientras imprimía aceleración a su rutina, que se vio interrumpida por la muerte, pero queda su ejemplo de vida y de trabajo  como compromiso de oro para quienes le sucedan en el cargo.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *