Denuncian posible negociado con venta de uniformes a cadetes

El sistema de gestión y mando en el Comisoe es objeto de cuestionamientos, no solo por la utilización de cadetes como peones (foto) sino también por la venta de uniformes, que deberían ser gratis.

Familiares de cadetes del Colegio Militar de Suboficiales del Ejército (Comisoe) con asiento en la localidad de San Juan del Paraná (Itapúa) denunciaron que el uniforme verde olivo utilizado por los soldados-estudiantes es vendido por los jefes a 200.000 guaraníes cada uno, cuando debería ser gratis porque el rubro está presupuestado por las Fuerzas Armadas.

Alegaron que se trata de un caso que se arrastra desde hace un par de años, pero que el problema, lejos de ser solucionado a pesar de haber ganado estado público a través de medios de comunicación, continúa campante dentro de la unidad militar.

“En su momento, hemos pedido discretamente a personas con poder y autoridad que se investigue el caso, pero pasó el tiempo y seguimos pagando por los uniformes, lo cual consideramos un abuso y, posiblemente también, un delito impune”, expresó una madre de familia al diario La Mira.

Consultada por qué los padres no se organizan y abordan el caso con el comandante del Comisoe, coronel Pedro Sánchez, señaló que el mismo afirma rotundamente que los uniformes deben ser comprados, en virtud de una disposición de las Fuerzas Armadas.

“Jefes de otras unidades militares coinciden en que el verde olivo debe ser distribuido sin costo por la Intendencia del Ejército, por lo que no puede ser que solo el Comisoe sea la excepción”, indicó la fuente.

La unidad militar en cuestión salió al tapete en el 2013, cuando los jefes fueron acusados de vender a los cadetes no solo uniformes, sino mochilas, productos de limpieza e incluso rifas, convirtiendo la institución castrense en una especie de bazar.

Familiares de los jóvenes que cumplen el servicio militar habían solicitado entonces la intervención de las autoridades superiores para que terminen las irregularidades, pero pasó el tiempo y todo quedó en el opareí.

El tema vuelve nuevamente al tapete estos días, en coincidencia con otra irregularidad flagrante denunciada por los vecinos del Comisoe.

Se trata de la utilización de cadetes del primer año para depredar árboles del bosque protegido ubicado dentro del cuartel, por parte del coronel Rafael Recalde, segundo en el escalafón de mando.

Los mismos soldados fueron obligados después a oficiar de peones para colocar los postes hechos con la madera depredada en el terreno recién adquirido por Recalde de una inmobiliaria.

Sánchez y Recalde fueron vistos este viernes en el acto de juramento de cadetes del Comisoe, mientras algunos padres de familia criticaban en voz baja las irregularidades que contaminan la gestión de las dos principales autoridades de la unidad castrense.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *