Denuncian a policía por violentar a joven huelguista embarazada

Las manifestantes hacen uso de su derecho a expresarse libre y pacíficamente, pero un policía les amenazó y agredió, según la denuncia que hace referencia al avanzado estado de gestación de la menor maltratada. Postales del stronismo que se resisten a acabar.

Una menor de edad en avanzado estado de gestación fue abordada con violencia por un agente de policía al servicio de la comisaría de Nueva Colombia, señala una denuncia presentada ante la fiscalía zonal de Emboscada, departamento de Cordillera.

La víctima fue identificada como Ana Preciosa Franco, de 14 años de edad, quien se encuentra con 8 meses de embarazo.

El agresor sería el agente Evelio Gayoso, según datos proveídos a La Mira por familiares de la afectada.

Comentaron que la menor se encontraba sentada en un banco colocado en medio de la ruta que pasa por el centro urbano de Nueva Colombia, frente al cuestionado puesto de salud local.

En ese lugar, un grupo de ciudadanos se manifestaba el sábado en demanda de atención digna a la salud, como lo viene haciendo periódicamente desde hace 51 días, en coincidencia con la huelga de hambre iniciada por Rafaela González de Bareiro.

Informes de testigos indican que el agente Gayoso se internó en medio de la muchedumbre y sin mediar palabra intentó desalojar del banco a la embarazada, y como no lo consiguió le dio un empujón, que precipitó la aparatosa caída de la víctima en el pavimento.

“Hicimos la denuncia correspondiente, y vamos a hacer un seguimiento del caso, para que no quede en el opareí”, expresó Silvia Patricia Franco, tras criticar el accionar policial.

“La Policía está para garantizar la seguridad pública y resguardar la integridad de la gente, y no para violentar a mujeres indefensas, entre ellas una menor embarazada”, apuntó.

En la escaramuza también resultó afectada la propia huelguista de hambre, quien fue tomada del brazo por el mismo agente Gayoso, según la denuncia, y amenazada con ir a parar a la cárcel por “subversiva”.

“Yo también hice la denuncia fiscal contra ese mal policía porque me tomó tan fuerte del brazo que provocó hematomas en mi brazo. En ningún momento el uniformado respetó nuestro derecho a manifestarnos, y a toda costa quería mandarnos presos a todos”, recalcó González de Bareiro.

Según los datos, la menor agredida guarda reposo absoluto, por orden del médico tratante, quien alertó acerca de la posibilidad de que el bebé pueda nacer con secuelas del golpe recibido por la madre.

“El ministro del Interior y el nuevo comandante de la Policía Nacional tienen que intervenir para evitar que vuelva a suceder este tipo de hechos, que agrega una mancha más a esa institución plagada de irregularidades, corrupción y desconfianza de la gente”, expresó Rafaela González de Bareiro.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *